NECROLÓGICAS

Antonio Bermejo Barrera, escritor

Antonio Bermejo Barrera, considerado uno de los narradores canarios más destacados, falleció a los 61 años en Tenerife, a causa de una caída fortuita que le produjo lesiones cerebrales. Su existencia discurrió de una manera singular, marcada por la soledad y la bohemia, si bien gozó siempre de la amistad de los escritores autodenominados fetacianos, como Isaac de Vega y Rafael Arozarena, que lo incluían en su mismo universo literario. Bermejo, que paseó en vida su sombra de hombre aislado y distante, suscitó siempre el respeto de la crítica y de las nuevas generaciones de escritores hacia su obra, breve y definitiva, como la de un Juan Rulfo insular. Era autor de cuentos y relatos como La busca, Canto del gallo o María del Mar, de poderosa influencia entre los prosistas de su tierra. Un grupo de jóvenes autores le rindió recientemente un homenaje, reuniendo sus textos en un libro titulado La huida. Entre los hechos inexplicables que rodearon su voluntad individualista figura ladesaparición del original de una novela, La lluvia no dice nada, con la que ganó el premio Benito Pérez Armas, el más antiguo de los que se convocan en Canarias. Había sido profesor de matemáticas, pero un día abandonó esta y otras facetas, incluso la literatura, y decidió refugiarse en una modesta vivienda de Santa Cruz de Tenerife.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de mayo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50