Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protección policial para la familia de Celina Rodríguez tras la fuga de su presunto asesino

La madre y un hermano de Celina Rodríguez Fernández disponen de protección policial tras la fuga, el jueves, de Valentín Gómez Valledor, alias el Argentino, de la cárcel de León, acusado de la violación y muerte de la niña gijonesa, de 11 años. La familia, con domicilio en Gijón, es objeto de una vigilancia discreta, pero constante, según fuentes de la comisaría de la ciudad. Tanto Valentín Gómez Valledor como Juan Redondo Fernández, el otro recluso que huyó con él, permanecen aún en paradero desconocido.

En la tarde de ayer estaba prevista la visita a la citada prisión de un inspector de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias para tratar de esclarecer las circunstancias de la fácil huida de ambos reclusos, considerados en medios penitenciarios como "especialmente peligrosos". La prisión provincial de León, que incluye un ala destinada a presos deficientes mentales y cuenta en la actualidad con 168 presos comunes, a pesar de tener capacidad para albergar a 180 reclusos, no es un centro de alta seguridad.Tanto El Argentino como Juan Redondo, ambos con numerosos antecedentes penales, se encontraban en esta prisión a la espera de juicio desde mediados del pasado mes de marzo procedentes de la cárcel de Valladolid. La dirección de la prisión provincial de León y varios funcionarios no quisieron ayer hacer ningún tipo de comentario al respecto, alegando órdenes de la superioridad.

La fuga de ambos presos se inició, según ha podido saber este periódico de fuentes cercanas a la prisión, cuando El Argentino advirtió a un funcionario del centro de una supuesta avería en el lavabo de su celda, donde le encerró ayudado por Juan Redondo.

Una vez en la puerta de la prisión, El Argentino amenazo con un objeto punzante, al parecer un cuchillo, al funcionario Mateo Fernández López y le obligó a utilizar el coche de su propiedad, un Seat 127 blanco, matrícula LE-1165-11 situado en la puerta de la cárcel. El Argentino huyó utilizando como rehén al citado funcionario, aunque posteriormente le puso en libertad en las cercanías de la localidad leonesa de Rioseco de Tapia, a unos 39 kilómetros de la capital leonesa por la autopista León-Campomanes.

El vehículo usado por Gómez Valledor en su huída fue localizado por la Guardia Civil a las 20.15 horas de ayer en un camino de herradura a unos 400 metros de la carretera comarcal de La Bañeza a La Magdalena, en el término de La Carrocera, al norte de la provincia. El turismo apareció oculto entre la maleza, con las llaves puestas y sin daño alguno.

Por su parte, Juan Redondo, alias El Pecas, empleó para su fuga otro vehículo, un Seat Ronda matrícula LE-19474 que se hallaba aparcado en las inmediaciones del club social La Venatoria, y cuyo propietario se encontraba en el interior En su huida chocó lateralmente con varios coches estaciona dos en la zona. Este vehículo fue encontrado por la policía sobre la 1.30 de ayer en la calle de Juan Madrazo con numerosos desperfectos y una rueda pinchada, por lo que se sospecha que El Pecas se encuentra en la ciudad.

Secuestro y muerte

Celina Rodríguez Fernández, en cuya violación y muerte está presuntamente implicado Valentín Gómez Valledor, fue secuestrada el 12 de diciembre de 1986 a la salida del colegio Ramón Menéndez Pidal, de Gijón, donde cursaba estudios.El padre de la niña, Ricardo Rodríguez Soto, cumple condena de 28 años de prisión por su participación en la muerte del presunto contrabandista Bautista Güemez Cortázar, acaecida el 20 de enero de 1985, para robarle 21 millones de pesetas. Esta cantidad de dinero aún no ha aparecido.

Cuatro días después del secuestro de Celina Rodríguez El Argentino, quien había hecho amistad con el padre de la niña en la prisión leonesa, fue detenido y se reconoció autor del secuestro en los interrogatorios policiales. Tras el descubrimiento del cadáver de la niña, el 28 de diciembre pasado, El Argentino admitió haber llevado a Celina al lugar donde fue hallado su cuerpo, pero añadió que no recordaba nada más.

Por otra parte, la propia policía advirtió la misma noche del jueves a la madre de la muchacha de la fuga del presunto asesino de su hija. La familia se mantiene en un mutismo total y no quiere hablar con los medios informativos.

La madre, María Luz Fernández Alba, estuvo ayer por la mañana en la comisaría de policía de Gijón. El padre, Ricardo Rodríguez Soto, también fue informado por funcionarios policiales de la situación en el centro de cumplimiento de penas de El Coto, en Gijón, donde cumple condena en la actualidad.

Las fuerzas de seguridad de León y Asturias se encuentran alertadas. El Gobierno Civil de León señala la posibilidad de que El Argentino se hubiera dirigido hacia Asturias, dadas sus vinculaciones familiares con esta región. Sin embargo, fuentes policiales de esta última comunidad creen que pudo haber huido hacia el norte de León, y no parece probable, según estas fuentes, que se haya desplazado a Gijón, ciudad en la que es bastante conocido en determinados ambientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1987

Más información

  • Un inspector de Instituciones Penitenciarías visita la cárcel de León