Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE reprocha a la intervención de Hacienda sus críticas a la gestión de Calviño

El portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Control de Radiotelevisión Española en el Congreso de los Diputados, Pedro Bofill, defendió ayer durante una reunión de esta Comisión que durante el mandato de José María Calviño copio director general se introdujeron notables mejoras en la gestión económica y administrativa del Ente Público y, en un abierto enfrentamiento, reprochó a la interventora del Estado que las auditorías de 1984 y 1985 incluyan juicios de valor. Los representantes de Alianza Popular, el Partido Demócrata Popular y el Partido Liberal coincidieron en resaltar que las auditorías desmienten las insistentes versiones de Calviño sobre la eficacia, de su gestión.

La actual directora general de RTVE, Pilar Miró, precisó que no responde de la actuación de su predecesor aunque la asume en la medida en que tiene que hacer frente a los resultados que produjo. De todos modos", precisó, "mi deseo es que la auditoría de 1987 no sea escandalosa en ningún término".Pilar Miró resaltó su deseo de aplicar a RTVE "los sistemas más útiles que emplea la empresa privada" así como la eficacia de éstas.

Si bien el representante del Centro Democrático y Social (CDS), Federico Ysart, precisó que los informes de la Intervención del Estado sólo pueden ser considerados escandalosos si se los relaciona con las optimistas declaraciones de Jose María Calviño, sólo el portavoz socialista, Pedro Bofill, defendió sin ambages la actuación del anterior director general. En su intervención señaló que la gestión de RTVE bajo el mandato de Calviño supuso una mejora notable respecto a 1981. Bofill reclamó que las auditorias "tienen que reflejar lo que se ha avanzado", y no resaltar las deficiencias cuando, a su juicio, son escasas en relación al aumento de eficacia.

En su réplica, la interventora delegada de Hacienda, Agustina Marugán, sostuvo que la gestión de RTVE en 1984 y 1985 "es la negación de un plan de inversiones, porque limita la inversión a subvenciones de capital por el Estado".

El director económico-Iinanciero de RTVE, Ángel Turrión, defendió que es legal la dieta de 75.000 pesetas mensuales que cobraba Calviño por asistencia a las reunionedel Consejo de Administración. Dicha dieta es cobrada también por Pilar Miró. El sueldo global de la directora general es de 462.000 pesetas mensuales, según Turrión.

El director económico-financiero de RTVE señaló como los principales logros del equipo que encabeza el cierre de la contabilidad correspondiente a 1986 en febrero pasado, así como la elaboración de un registro central de facturas, la reducción en la demora de los pagos a los acreedores, la implantación de una contabilidad analítica y la multiplicación por seis del presupuesto destinado a inversiones.

El portavoz de AP, Luis Ramallo, criticó la diferencia entre el dinero retenido a los trabajadores por cuotas obreras y lo ingresado por RTVE en la Seguridad Social, irregularidad "por la que hemos visto", dijo, "a muchos españoles en la cárcel". El representante del Grupo Popular atribuyó al Gobierno y al PSOE la responsabilídad de todas las anomalías detectadas por las auditorias.

José Ignacio Wert (PDP) opinó que las auditorias muestran un abandono de los objetivos contenidos en el plan estratégico de RTVE y mostró su preocupación sobre los desembolsos relacionados con viajes, dietas y gastos de carácter reservado de Calviño. El portavoz del PL, José Miguel Bravo de Laguna, resaltó las afirmaciones contenidas en dicho informes acerca de que el balance y la cuenta de resultados de RTVE no refleja fielmente su situación económica, "falta trasparencia y documentación, a la vez que según criterios económicos y de eficacia", aña dió, "la gestión se consider deficiente en términos gene rales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1987

Más información

  • Pilar Miró quiere para RTVE la eficacia de una empresa privada