Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

César Manrique confía en liquidar en dos años su deuda de 76 millones

El artista de Lanzarote César Manrique confía en liquidar en dos años sus deudas con Hacienda y con una entidad bancaria de las islas, que ascienden en total a 76 millones de pesetas. Corporaciones locales, entidades privadas y amigos personales del artista le han ofrecido su apoyo mediante el encargo de proyectos de decoración y diseño. Según el abogado de César Manrique, ya ha sido efectuado el primero de los pagos fraccionados trimestrales convenidos con Hacienda.Manrique ha precisado, tras consultar con su nuevo asesor particular, Nicolás Liz, que la Dirección General de Recaudación le reclama 44.590.504 pesetas por los ingresos percibidos entre los años 1979 y 1983. Durante ese período, el artista no presentó su declaración de la renta, según indicó, por posible negligencia de su anterior adminístrador, que ha sido despedido.

La inspección de Hacienda considera que no ha tributado sobre los 100 millones de pesetas que debió recibir hace cuatro años por su participación en la obra de la Vaguada, en Madrid. Sin embargo, el artista alega que sólo percibió 50 millones y, que esta cantidad fue invertida en el centro polidimensional El Almacén, institución cultural con sede en la capital, de Lanzarote (Arrecife). Este organismo ha sido cerrado provisionalmente por una mala gestión del citado administrador de Manrique.

Descalabro económico

El creador de la estética ecológica de Lanzarote, que acaba de recibir el Premio Europa Nostra del Consejo de Europa, tuvo conocimiento en octubre pasado de su descalabro económico. Hasta ese momento, según afirma, ignoraba que su administrador había dejado de cumplir con sus compromism tributarios desde 1979, y tampoco le había informado del agujero producido en una de sus cuentas bancarias como consecuencia de una gestion ruinosa en El Almacén.Manrique, que será a partir de mañana, lunes, el presentador invitado del programa La tarde, de Televisión Española, ha asegurado que está dispuesto a trabajar "hasta pagar la última peseta". En reconocimiento al talante desinteresado que el artista ha demostrado en otras ocasiones en su tierra, varias instituciones y, particulares están dispuestos a recurrir a sus servicios para la realización de obras, cuya remuneración le permita afrontar sus deudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de abril de 1987