CIENCIA

Especialistas de todo el mundo reunidos en Valencia aportan nuevos datos sobre la muerte súbita

Alrededor de un 5% del total de los fallecimientos que se producen en Valencia se debe a la denominada muerte súbita, según los resultados provisionales de un estudio realizado por el Grupo Valenciano de Estudios de la Muerte Súbita. Los datos correspondientes a este estudio, el primero que se realiza en España, fueron dados a conocer el pasado sábado en el transcurso de la última jornada del congreso que, con el título de Arritmias: 10 años de progreso, comenzó el pasado jueves en Valencia, y en el que participaron unos 700 especialistas de todo el mundo.

El congreso, entre cuyos ponentes se encuentran algunos de los más destacados cardiólogos del mundo especializados en arritmias, pretende establecer comparaciones y constatar los avances que se han producido en el conocimiento de las arritmias desde la celebración, en 1977 en Barcelona, de la Reunión Internacional de Arritmias.La muerte súbita se produce como consecuencia de una arritmia mortal, producida, a su vez por trastornos del automatismo del corazón o del sistema de conducción eléctrica del mismo. El estudio realizado en Valencia entre los meses de febrero y junio del pasado año, al que seguirán en breve otros parecidos en diferentes regiones y ciudades españolas, pretendía conocer la incidencia de la muerte súbita en el total de los fallecimientos, que en Europa y Estados Unidos supone alrededor del 20%.

Dado que los certificados de defunción no especifican cuándo un fallecimiento se ha producido por muerte súbita, el estudio se efectuó a través de encuestas a familiares de personas fallecidas súbitamente.

Grupos de riesgo

Del estudio se deduce la existencia de unos grupos de riesgo bien delimitados en ese 5% de fallecimientos por muerte súbita, que supone unos 150 casos al año en la ciudad de Valencia. Así, la incidencia máxima de la muerte súbita se produce en los hombres de edades comprendidas entre los 50 y los 65 años. En los países anglosajones el riesgo aparece a partir de los 45 años. En el 36% de los casos existían antecedentes familiares directos de muerte súbita, un 38% de los fallecidos tenía antecedentes de cardiopatía isquémica (infarto), y un 7%, de accidentes cerebro-vasculares. El 77% estaba sometido a tratamiento médico. Eran fumadores el 66% de los fallecidos súbitamente, e hipertensos, el 44%; eran diabéticos en un 20%, tenían alteraciones de los lípidos en un 33% y llevaban una vida sedentaria en un 78% de los casos.Para el doctor Juan Cosín, miembro del equipo que ha realizado el estudio, "resulta muy importante conocer estos datos para poder poner en marcha las técnicas de resucitación".

En los países anglosajones se estima que entre un 70% y un 80% de las muertes súbitas son recuperables mediante la aplicación de estas técnicas, fundamentalmente a través de masajes cardiacos y de la utilización de desfibriladores. Según Cosin, la menor incidencia de la muerte súbita en Valencia se debe a la dieta mediterránea, rica en frutas, verduras, aceites vegetales y pescado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS