Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOCIÓN DE CENSURA

El líder de AP obligó a Suárez con un verso a subir a la tribuna

El presidente de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha, pretendió, y consiguió, que Adolfo Suárez, pese a sus reiteradas manifestaciones de que no intervendría en el debate de la moción de censura, tuviese que pedir la palabra por alusiones y subir a la tribuna. Agustín Rodríguez Sahagún habló en nombre del grupo del Centro Democrático y Social (CDS), con una intervención que, según él mismo aseguró, era deliberadamente "plana" y sin aristas políticas ni dialécticas. Rodríguez Sahagún se limitó a descalificar la justificación política de la censura y anunció que su grupo se abstendría en la votación.El presidente de Alianza Popular respondió criticando abiertamente y por su nombre a Adolfo Suárez por haberle enviado a un "nuncio o vocero" y le incitó para que "lustrase a su sobresaliente" y para que cambiase la argumentación a la hora de explicar su distanciamiento del debate.

Antonio Hernández Mancha urgió también a Adolfo Suárez repitiendo una y otra vez su nombre para que dijese "hasta dónde llega su reconversión" y calificó los planteamientos del Centro Democrático y Social como "política radicalista indefinida en sus formulaciones". Acusó al presidente del CDS de "decirle al ciudadano lo que quiere oír en cada momento" y terminó parafraseando unos versos, según él de santa Teresa de Jesús, en estos términos: "¿Qué tengo yo, que mi enemistad procuras...?".

Un desliz en la cita

La lectura de esta parodia provocó carcajadas en los escaños y dio ocasión a Adolfo Suárez en su réplica para asegurar que no se trataba de versos de su paisana, santa Teresa, sino de Lope de Vega.

Antes, el portavoz del Centro Democrático y Social, Agustín Rodríguez Sahagún, había replicado a Antonio Hernández Mancha que se habían limitado a intervenir "por pura cortesía" parlamentaria y rebatió los argumentos del candidato aliancista sobre la reducción del servicio militar.

Antonio Hernández Mancha, sin que nadie hubiese planteado el tema directa ni indirectamente a lo largo del debate, arremetió contra uno de los puntos que más notoriedad alcanzó entre los del programa electoral del Centro Democrático y Social durante la campaña de las pasadas elecciones generales: la reducción y reforma del servicio militar.

El presidente del Centro Democrático y Social, que pidió intervenir por alusiones, aseguró que Antonio Hernández Mancha "ha elegido como objetivo al CDS" y, tras repetirle que éste no era su debate, añadió que tendría ocasión de contestarle, aunque no en una próxima moción de censura, "porque será en una sesión de investidura; ahí queda eso", aseguró Adolfo Suárez, refiriéndose a que el Congreso deberá debatir su investidura como candidato a presidente del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 1987