Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTOS EN LA SANIDAD

Dejarles sin comer

El suministro de alimentos a los enfermos se convirtió en el aspecto más polémico de la huelga de médicos y personal de hospitales en el País Vasco, que fue ampliamente secundada. Los hospitales de Cruces y Galdakao, en Vizcaya, y el de Sagorritxu, en Vitoría, fueron escenario de vivas polémicas entre los trabajadores en huelga y la dirección de los hospitales, al negarse los primeros a suministrar comidas a enfermos que no estén sometidos a dietas especiales, como es el caso de los pacientes diabéticos o afectados por enfermedades de tipo oncológico.En el hospital de Cruces, los huelguistas se concentraron en la cocina del centro sanitario para impedir que la dirección esquivara el paro del personal. La dirección acordó con la Cruz Roja el suministro de alimentos a los enfermos que no están sujetos a las dietas especiales. El comité de huelga no rechazó la entrada de alimentos desde el exterior del recinto.

La máxima tensión se produjo en el hospital de Sagorritxu, en Vitoria, donde unidades de la Policía Nacional introdujeron la comida de los enfermos en el hospital. El conflicto en torno a la comida de los enfermos se produce por la falta de acuerdo sobre los servicios mínimos a cumplir durante el paro entre los portavoces de los trabajadores en huelga, la dirección de los hospitales y la administración de trabajo del Ejecutivo autónomo.

Manifestaciones

En Santander, un grupo de médicos se dirigió en manifestación hasta la sede del Insalud provincial y, una vez allí, arrojó sus batas al interior del edificio en señal de protesta. En Madrid se produjeron manifestaciones de personal sanitario, especialmente en los hospitales la Paz y Ramón y Cajal.

Aparte de estos incidentes, la atención a los pacientes no sufrió mayor disminución que la que padecen los hospitales durante los días de fiesta, en los que funcionan las urgencias. Quiere decir esto que dejaron de funcionar los quirófanos (excepto urgencias) y las consultas.

En los grandes hospitales de Madrid, como la ciudad sanitaria La Paz, el hospital Ramón y Cajal o el Primero de Octubre, se produjeron menos quejas de las que son habituales en estos centros, debido, según fuentes médicas, a que la afluencia de pacientes a este tipo de centros sanitarios disminuyó notablemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de marzo de 1987