Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Televisión Española vio y compró 'Interior de un convento' hace siete meses

Los obispos agradecen a TVE la supresión del pase de la película

El departamento de producciones ajenas de Televisión Española compró los derechos de emisión de Interior de un convento hace siete meses, después de ver la película. Ni en TVE ni en la distribuidora del filme facilitaron el precio pagado por la misma. Los derechos de emisión de un largometraje en color de estas características suelen costar unos 2,5 millones de pesetas. Ayer, Joan Martí Alanis, de la Conferencia Episcopal, expresó su agradecimiento a TVE por haber suprimido el rilme de la programación.

Interior de un convento, de Walerian Borowczyk, es una película que Televisión Española compró como parte de un lote de 14 filmes al productor y distribuidor José Frade hace siete meses. En el departamento de producciones ajenas aseguraron que la película se había visto previamente, pero el director de dicho departamento, Fernando Moreno, no atendió a las llamadas de este periódico para dar a conocer el precio al que se adquirieron los derechos de emisión de dicha película. Ningún otro responsable de TVE facilitó este dato. Según Frade, los derechos de emisión de Interior de un convento expiran el 31 de diciembre de 1988, fecha a partir de la cual él podrá venderla a otros canales autonómicos o privados, si los hubiere. Otro importante distribuidor informó que una película de estas características, en color, relativamente reciente y doblada, suele costar unos 2,5 millones de pesetas.

Interior de un convento estaba programada para la noche del sábado pasado, pero fue suprimida de la programación 24 horas antes. "La película se ha levantado de la programación por considerar que era demasiado fuerte", decía ayer Antonio Martín Benítez, del gabinete de la directora general, Pilar Miró, "de manera que no sería lógico que se programara en ningún otro momento. Lo mismo pasa con la serie surafricana 1922, cuyo tema se vio en el último momento que no era apropiado".

Pilar Varela, directora del gabinete técnico de TVE y portavoz de esta sociedad, manifestó ayer que no hubo ninguna presión para suspender la emisión de la película Interior de un convento y que no tenía nada que añadir a lo publicado por este periódico (EL PAÍS, en la segunda edición del 21 de marzo de 1987). El director de TVE, Jesús Martín, manifestó el viernes por la noche a este periódico que cuando tuvo oportunidad de ver el filme le pareció "excesivamente fuerte" y que decidió retirarlo después de consultar a la directora general de RTVE, Pilar Miró, quien dio su conformidad. Televisión Española ya había emitido el viernes 20 de septiembre de 1985 otra película de Borowczyk, Cuentos inmorales, que también suscitó polémica en su momento.

La portavoz de TVE comentó que el director, Jesús Martín, expresó el domingo día 15 su extrañeza y disgusto cuando vio en el espacio De 7 en 7 un avance de promoción de la película Interior de un convento, adaptación de una obra de Stendhal en la que Borowczyk pone en imágenes costumbres eróticas y libertinas en un imaginario convento de monjas. "Yo estaba con el director", manifiesta Pilar Varela, "cuando se emitió el avance y creo también que era una hora totalmente inadecuada". Fuentes del programa De 7 en 7, espacio semanal para promocionar las emisiones de la propia TVE, manifestaron que se emitió una breve secuencia de la película de Walerian Borowczyk por espacio de aproximadamente 30 segundos. Pilar Miró comunicó el pasado miércoles al consejo de administración que había ordenado la destitución del director del citado programa, José Luis Hernández Batalla.

Monseñor Joan Martí Alanis, presidente de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española, envió un telegrama a la dirección de TVE en el que valora "positivamente" la decisión de suprimir Interior de un convento. "La decisión de TVE de suprimirla", dice el telegrama, "ha sido interpretada como un gesto de sensibilidad democrática, ya que su emisión hubiera supuesto una agresión gratuita a los sentimientos religiosos, cuyo respeto tutela la Constitución". El telegrama de la Conferencia Episcopal también añade que se habían recibido numerosas protestas por la emisión de aquel filme, pero nada comenta del que le sustituyó, la película Los placeres ocultos, de Eloy de la Iglesia, sobre las relaciones homosexuales entre un joven y un empleado de banca.

Un directivo de Radio Nacional de España confirmó que Pilar Miró efectuó personalmente una llamada a las dos de la madrugada del jueves a los informativos de aquella emisora para que se suprimiera de los boletines la noticia de la destitución de Hernández Batalla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de marzo de 1987