Roy Jenkins, elegido rector de la universidad de Oxford

Roy Jenkins, el dirigente socialdemócrata, ex ministro laborista de Hacienda y ex presidente de la Comisión Europea, fue elegido ayer canciller (rector) de la universidad de Oxford en una de las elecciones más reñidas en los cerca de 800 años de historia de la prestigiosa institución. Jenkins, que sucede en el cargo al ex primer ministro Harold MacMillan, fallecido en diciembre, batió a sus principales adversarios, el ex jefe de Gobierno conservador Edward Heath y el historiador lord Blake, por un amplio margen de votos.

Jenkins, uno de los fundadores del Partido Socialdemócrata en 1981 junto a un grupo importante de figuras del laborismo, obtuvo 3.249 votos; lord Blake, provost o director del Christ Church College, 2.674. Heath quedó relegado a un tercer lugar, con 2.348. El cuarto candidato, un médico de Birmingham, Mark Payne, sólo consiguió 38 papeletas.El nuevo canciller, que accede a uno de los puestos más codiciados de la vida pública británica a pesar de su carácter puramente honorífico, consiguió una de las votaciones más abultadas que se recuerdan en la universidad. En teoría, los aproximadamente 70.000 titulados de la universidad de Oxford en todo el mundo que hayan conseguido por lo menos la licenciatura tienen derecho al voto, siempre que hayan pagado el título, lo hayan retirado y se presenten a votar revestidos con la clásica toga universitaria. Sin embargo, en la práctica, la elección es decidida por los votos de los profesores y auxiliares de los 35 colegios de Oxford.

La votación se celebró a lo largo de dos días, jueves y viernes, en la Convocation House, situada a espaldas del famoso teatro Sheldonian, en pleno centro de la ciudad fundada por el rey Alfredo en el año 872. Los meteorólogos se equivocaron en sus predicciones, y durante los dos días lució un sol glorioso, aunque el frío se hizo sentir hasta media mañana. En los dos días de votación, las colas eran un verdadero rosario de notables, tanto de la vida política como universitaria, que acudían a elegir al sucesor de MacMillan, que ocupó el puesto vitalicio durante 26 años.

Los partidos movilizaron a sus famosos, y los conservadores, a pesar de las diferencia políticas existentes entre la primera ministra, Margaret Thatcher, y Edward Heath, se volcaron con éste último. El ex jefe del Gobierno conservador lord Hume acudió el jueves en compañía del viceprimer ministro, lord Whitelaw, para apoyar la candidatura de Heath. Ayer lo hicieron, entre otros, el ministro del Interior, Douglas Hurd, y el ex ministro de Defensa Michael Heseltine.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS