_
_
_
_

Incidente lingüístico en la primera asamblea olímpica

Un incidente lingüístico se produjo ayer en la primera reunión del Comité Organizador Olímpico de Barcelona 92 (COOB 92). El secretario del Comité Olímpico Español (COE), Manuel Fonseca, pidió, sin éxito, a Pasqual Maragall que hablara en castellano durante su intervención. El COOB 92 eligió, por unanimidad, como consejero delegado y secretario, respectivamente, a Josep Miquel Abad y Jordi Baulies.

Dentro de otra jornada de unanimidades, de la que tan necesitado estaba el proyecto olímpico tras tantos meses de pequeñas miserias, la jornada constituyente del COOB 92 se vio ensombrecida (aun en la intimidad de la sesión, celebrada a puerta cerrada) por el incidente protagonizado por el secretario del Comité Olímpico Español (COE), Manuel Fonseca, al pedir a Pasqual Maragall que hablara en castellano durante su intervención.Maragall dedicó 5 largos minutos de su intervención ante el conglomerado de personalidades a leer la lista de miembros del comité, saltándose el nombre de los cooptados y los ocho miembros de pleno derecho, una variante de los primeros que por los méritos adquiridos durante la etapa de promoción se consideran integrantes directos de la asamblea: Serra, el barón de Güell y su hija, Majó, Cuyás, Mas Cantí, Rodés y Abad. Después, al advertir que iba a hablar inicialmente en catalán, pidió a aquellos que no lo entendieran "la paciencia que han tenido hasta ahora". Posteriormente utilizaría el castellano.

Tal precaución se explica por el incidente registrado durante el desarrollo de la asamblea del COOB 92. En un momento dado, el secretario del COE, Manuel Fonseca, pidió que se hablara en castellano porque algunos no entendían el catalán. Maragall le respondió que en la cuestión linguistica había que ser "generoso, ágil y flexible" y continuó hablando, reposada y lentamente, en catalán.

La segunda convocatoria del senado olímpico estuvo privada de la multitudinaria asistencia y la atmósfera de emoción que rodeó la celebrada el 19 de septiembre.

"Estamos aquí para dejar constancia de que vencimos". Así saludó el alcalde de Barcelona y presidente del COOB 92, Pasqual Maragall, a los asistentes de la segunda sesión del Consejo de Apoyo o senado olímpico, celebrada en el Saló de Cent y entre los que se hallaban gran parte de los miembros de la asamblea que se había reunido con anterioridad en el Saló de Cróniques.

Régimen mercantil

Salvo el incidente lingüístico, el resto de la sesión de la asamblea constituyente siguió el orden preestablecido, tanto en las designaciones previstas como en las pequeñas modificaciones introducidas en los estatutos. Se decidió solicitar al Gobierno que autorice al consorcio olímpico funcionar en régimen mercantil, "para aprovechar la agilidad del derecho privado pero sin abandonar los beneficios de una institución pública", según explicó Abad al estrenarse en su nuevo cargo de consejero delegado y portavoz del COOB 92. Unas funciones que ya desempeñó en el antiguo Consejo Rector y en los sucesivos comités de enlace que han precedido al consorcio.La asamblea acordó delegar en el comité ejecutivo la aprobación de los presupuestos y las cuentas generales, reservándose el pleno del COOB 92 la potestad de ratificarlos. Esta medida fue justificada por el consejero delegado en "razón de la eficacia".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_