Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kohl, reelegido ayer canciller de la RFA

Helmut Kohl fue reelegido ayer canciller de la República Federal de Alemania por el Parlamento resultante de las elecciones del pasado 25 de enero. Poco antes había sido dada a conocer la composición del tercer Gabinete de coalición entre democristianos (CDU-CSU) y liberales (FDP), que gobierna en la RFA desde la caída del canciller socialdemócrata Helmut Schmidt, en 1982.La novedad destacada del nuevo Gobierno es el reforzamiento del Partido Liberal, que pasa a ocupar un cuarto ministerio, el de Educación, y se hace con las dos secretarías de Estado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, que sigue dirigiendo el liberal Hans Dietrich Genscher. El Partido Liberal, que consiguió 48 diputados en las elecciones, ha logrado imponer un cambio a su favor en la correlación de fuerzas en el Gabinete, además de conseguir sus principales objetivos en las negociaciones sobre el programa.

Helmut Kohl, de 56 años, obtuvo 253 votos a favor y 225 en contra. Se registraron seis abstenciones y tres votos nulos. Once diputados no asistieron a la votación.

La elección de Kohl no estaba en duda, ya que en las elecciones del 25 de enero la coalición de democristianos del CDU-CSU y liberales del FDP obtuvo el 53,4% y cuenta con 269 diputados, frente a los 228 de la oposición, formada por el partido socialdemócrata (SPD) y los verdes.

El voto de los 22 diputados de Berlín Oeste no cuenta para la elección de canciller, debido a la condición especial de la antigua capital alemana. Trece votaron a su favor y ocho en contra.

Pese a su clara confirmación como canciller a propuesta del presidente de la República, Richard von Weizsaecker, la jornada de ayer distó de tener el carácter triunfal de las dos ocasiones anteriores, en octubre de 1982 y marzo de 1983, en que Kohl fue elegido jefe del Gobierno por el Parlamento federal (Bundestag). Quince miembros de la mayoría parlamentaria no dieron su voto al candidato. Obtuvo cuatro votos más del mínimo necesario. En 1983 aún fueron 21.

El presidente de la Unión Cristianosocial bávara (CSU), Franz Josef Strauss, a quien Kohl había ofrecido la vicecancillería o los ministerios de Interior, Defensa o Hacienda, decidió finalmente quedarse en Baviera. Pese a su dureza retórica durante el proceso de negociación, Strauss no ha logrado imponer ni un giro a la política exterior, que se halla más firmemente que nunca en manos liberales, ni un aumento de las atribuciones para el Ministerio del Interior. Tan sólo ha conseguido dos secretarías de Estado más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1987