Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

lara Figueiredo,

una carioca de 19 años educada en Suiza, ha sido escogida como cicerone del príncipe Felipe, heredero del trono de España, durante su estancia en Río de Janeiro, donde se encuentra atracado el buque Juan Sebastián Elcano. lara y su amiga Evelina Nabuco han acompañado al príncipe Felipe y a su amigo Manuel durante las cenas oficiales, las salidas a las discotecas de moda de Río y los paseos por las playas de Ipanema y Copacabana. Otras ocho jóvenes de las mejores familias de Río, con edades comprendidas entre los 18 y los 20 años, han sido también invitadas por la embajada española a varias cenas y actos oficiales. Iara, que mide 1,75 metros de altura, tiene cabellos castaños y una belleza muy latina, se ha apresurado a desmentir los rumores sobre un posible romance con el heredero español, y se ha limitado a asegurar "que es un chico muy normal, a quien le gustan las diversiones típicas de su edad". Tan normal que supo reaccionar y no molestarse ante las bromas de elevado tono de los travestis que participaron el pasado domingo en uno de los famosos espectáculos de la sala de fiestas La Scala. Al salir a escena, los travestis no pararon de piropear a los guardiamarinas españoles que asistían al espectáculo. El príncipe Felipe no prestó demasiada atención a sus bromas, más interesado en conversar con Nane Venancio, de 18 años, una joven brasileña que participaba en el concurso de miss Ipanema. El anfitrión de la fiesta y promotor del título de belleza recomendó a las 30 bellezas que concurrían al concurso que se repartieran por las mesas de los guardiamarinas españoles. Una de las bellas cariocas, que compartió con el príncipe las caipirinhas y las botellas de moet chandon, ofrecidas por los organizadores, comentó que "todos sus amigos le tratan de tú, y no tiene ninguna pose de alteza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de marzo de 1987