Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No entrarán en el consejo

Se desconoce la respuesta concreta del Banco Español de Crédito al requerimiento notarial del pasado viernes de Silvia Moroder, viuda de Coca, para que el banco siente en su consejo de administración a los dos hijos mayores del financiero suicidado. Aquel requerimiento de basaba en un pacto firmado por Pablo Garnica en el que se afirmaba que "en la forma que se considere conveniente, será nombrado consejero y vicpresidente de Banesto Ignacio Coca que, además propondría a otras dos personas para ocupar otros dos puestos de consejeros".Coca dirigió una carta a Aguirre Gonzalo, presidente de Banesto, pidiendo que tales puestos del consejo "quedaran reservados para ser ocupados por dos de mis hijos". La viuda de Coca, en su requerimiento afirmaba que Banesto "no ha tomado las medidas tendentes a cumplimentar dicho compromiso y acuerdo, sin que hasta el momento se haya procedido a la designación de Iñigo y Borja Coca Moroder como consejeros de la entidad".

Fuentes de Banesto han hecho llegar ahora a este periódico una nueva carta de Ignacio Coca, de 16 de julio de 1980, a José María Aguirre Gonzalo, que anularía la petición de Silvia Moroder. La misiva dice: "Por medio de la presente carta le formulo mi renuncia al puesto de consejero y cargo de vicepresidente del consejo de administración de esa respetable entidad, de conformidad con las razones por mí manifestadas. Le agradeceré que, los otros dos puestos, queden reservados para ser ocupados por dos de mis hijos, cuando queden debidamente garantizados los riesgos de las sociedades a que se refiere el contrato de esta fecha".

Respecto al requerimiento de la viuda de Coca a las tarjetas de asistencia a la junta general de accionistas de Banesto, correspondientes al 50% de las 2.435.822 acciones de las que figura como titular Ignacio Coca, y de las 151.632 acciones al propio. nombre de Silvia Moroder que se encuentran depositadas en el banco, la entidad financiera ha concedido las tarjetas correspondientes al segundo grupo de acciones. Ello implica que la viuda de Coca, personalmente o a través de apoderado, podrá estar presente en la junta general de accionistas del banco, que se celebra mañana en segunda convocatoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 1987