Fidelidad y desconfianza

Muchos de los conflictos que se producen entre la Administración central y las nacionalidades históricas disminuirían si el Gobierno del Estado confiara más en la fidelidad de éstas, opina Jordi Solé Tura, quien cree que España necesita una bundestreue, la cláusula de fidelidad federal que rige las relaciones entre el Gobierno federal alemán y los länder: "Aquí esto no existe cuando los nacionalistas no reconocen totalmente la realidad de España o el reparto de poderes. No puede haber equívocos, como jugar con la independencia y pedir traspasos".Ernest Lluch, desde su experiencia como ministro, admite que esa desconfianza existe. "O los nacionalistas aceptan que España es una democracia estable y que las leyes estatales -aunque no sean de su agrado- deben acatarse hasta que otra mayoría las cambie democráticamente, o entran en una pendiente hacia la insumisión y el independentismo", afirma el ex titular de Sanidad. Rodolfo Martín Villa admite que la deslealtad de unos y la desconfianza de otros existe a menudo: "Lo peor es que ni unos reconocen no ser leales ni los otros ser desconfiados".

Más información

Miquel Roca rechaza que se dude de la lealtad de los catalanistas: "Jugar a la política del recelo es peligroso y puede ser recíproco. Que se recele de nosotros cuando hemos protagonizado una operación política fracasada, pero con voluntad de participar en la política del Estado, es inédito".

Un alto cargo de la Generalitat afirma que "evidentemente ellos no se fían de nosotros y nosotros no nos fiamos de ellos. Fijemos, como en la RFA, unas reglas de juego claras, que no sean interpretativas, y entonces el concepto de fidelidad estará bien señalado y será recíproco".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción