Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Lefébvre amenaza con el cisma

"La situación de la Iglesia es gravísima, y el Papa no cumple ya con su deber", ha afirmado el obispo tradicionalista francés Marcel Lefèbvre en una entrevista que va a publicar el semanal Trenta Giorni, de la organización Comunión y Liberación.Lefèbvre, que amenaza con revelar los nombres de 10 cardenales que según él están de acuerdo con sus juicios sobre el Papa, critica sobre todo el encueritro ecuménico que tuvo lugar en Asís con los representantes de las mayores religiones del mundo ante la presencia del Papa. "Ha sido un escándalo, una blasfemia pública", afirma el obispo suspendido a divinis.

En la misma entrevista, Lefèbvre anuncia que, si la Providencia no lo impide, antes de un año va a consagrar a cuatro o cinco obispos. Y a la pregunta de si tal decisión no supone un cisma, Lefèbvre responde: "El cisma lo provocan quienes cambian la fe". Y añade: "Yo estoy seguro de pertenecer a la Iglesia católica de siempre, a la eterna".

Lefébvre revela también que tanto el Papa Wojtyla como el cardenal Ratzinger están haciendo grandes esfuerzos para reconciliar con Roma a los hijos de Lefebvre, hasta el punto que la solución que les han planteado es la de convertir la Fraternidad Sacerdotal, fundada y dirigida por él, en prelatura personal; es decir, la misma solución dada a los miembros del Opus Dei.

Sin embargo, Lefèbvre añade: "Pero se nos pide a cambio que firmemos una declaracion de total aceptación de los decretos y de las reformas del Concilio Vaticano II, cosa que en conciencia no nos es posible".

Lefébvre acaba diciendo: "Numerosos obispos y por lo menos 10 cardenales me han dicho en privado que comparten nuestras posiciones". Y añade amenazador: "Podría revelar nombres y apellidos".

Cuando el periodista que lo entrevista le dice que con sus afirmaciones en realidad está diciendo que Juan Pablo II es un papa cismático, Lefebvre responde literalmente: "Sí..., quizá..., mas o menos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 1987