Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Cascales Angosto

La primera mujer que accede a la Real Academia de Farmacia

María Cascales, doctora en Farmacia y especializada en investigación bioquímica, a la que ha dedicado más de la mitad de sus 52 años, ha sido la primera mujer elegida -ayer- miembro de la Real Academia de Farmacia de España. Es por tanto, la tercera mujer que tiene acceso a un puesto en alguna de las ocho reales academias que mantiene el Instituto de España, tras Carmen Conde y Elena Quiroga.

Pese a su protagonismo en este avance hacia el reconocimiento de la mujer en todos los ámbitos, no se considera feminista, aunque reconoce que "toda mujer que ejerce una profesión es, de alguna manera, un poco feminista". Tampoco niega habe sufrido "alguna pequeña discriminación" por su condición aunque "en la carrera de investigador es en la que menos discriminación hay. Tú presentas tu trabajo y ahí no vale ser hombre o mujer".Pese a la tradicional misoginia que han demostrado estas instituciones, asegura no haber sufrido obstáculos especiales para su acceso, aunque, por si acaso, tanteó previamente la opinión de algunos miembros. "Uno de ellos me dijo:'No tengo nada en contra, es que hasta ahora ninguna mujer se ha atrevido a hacerlo". Ella recuerda que alguna lo intentó y no lo consiguió, aunque condesciende que la mayoría no arriesga.

Nació en Cartagena, pasó la mayor parte de su infancia y juventud en Cádiz, e inició su ca rrera en la facultad de Farmacia de Granada, donde a las muje res les daban la preferencia de sentarse en la primera fila. Desde 1966 pertenece a la plantilla de investigación del CSIC, siendo en la actualidad directora del Instituto de Bioquímica, centro mixto CSIC-universidad Complutense.

Su labor investigadora se ha centrado, desde hace 10 años en la hepatotoxicidad experimental, administrando tóxicos de todo tipo (alcohol, agentes polucionantes, fármacos ... ) a animales y estudiando sus efec tos. Acerca de la polémica sus citada por la utilización de ani males en laboratorios para investigaciones cruentas, confiesa que "cuando maté el primer animal me pasé varias noches sin dormir, porque empezaba a filosofar sobre haber quitado una vida. Después ya lo haces sin problemas, aunque esto me preocupa porque vas perdiendo sensibilidad". De cualquier forma, para evitarles sufrimientos, les anestesia. "Además, ahora, con los cultivos celulares, podemos hacer con un animal lo que en otros casos se hace con 20".

Su candidatura al puesto vacante de la Real Academia fue presentada por Federico Mayor Zaragoza, Octavio Carpena y Antonio Loadrio, aunque no de.bía precisar mucha presentación, pues ya era, desde 1977, académica correspondiente, honor que comparten en la actualidad otras cinco mujeres.

Su presencia en la institución no sólo aporta novedad como primera representante femenina, sino que contribuye a rebajar la edad media de los miembros, ya que es el segundo académico más joven de su actual composición.

María Cascales espera que su ejemplo sirva para que muchas otras mujeres se planteen su acceso a las academias. De momento ya tiene quien la secunde: "En diciembre han elegido para la Real Academia de Ciencias a Margarita Salas", comenta satisfecha, tímida aunque extrovertida, que estos días ha vivido jornadas de agotamiento. "Desde el otro día en televisión, he tenido muchos problemas. Que si dije esto, que si dije lo otro...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1987