Joven herida de bala por la policía en una batalla campal con estudiantes en el centro de Madrid

La movilización estudiantil, que durante una semana ha paralizado la enseñanza media en toda España en protesta contra la selectividad universitaria y las tasas académicas, culminó ayer con una manifestación en Madrid que degeneró en batalla campal entre policías y varios centenares de provocadores, en pleno centro de la capital (confluencia de la Gran Vía y la calle de Alcalá). María Luisa Prada, de 14 años, estudiante de 2º de BUP, fue alcanzada en el glúteo por un disparo policial. La Delegación de¡ Gobierno investiga el suceso, que se produjo, según una nota oficial, cuando las fuerzas de seguridad habían recibido orden de retirarse. Cuatro agentes han sido suspendidos de empleo provisionalmente. Otros 17 jóvenes, 14 policías y un taxista resultaron heridos. La huelga fue general en toda España.

Los incidentes de Madrid comenzaron cuando un grupo de unos 3.000 jóvenes, que precedía a,una manifestación de varias decenas de miles (200.000, según los convocantes), se enfrentó con palos, botellas de cerveza de litro -las llamadas litronas- y piedras a los policías que custodiaban el Ministerio de Educación. Estos grupos, que los propios estudiantes califican de provocadores, ya habían hecho su aparición en las manifestaciones del mes de diciembre.Los jóvenes incontrolados volcaron y cruzaron coches en la calzada y destrozaron semáforos, papeleras, cabinas telefónicas y vallas de la zona próxima al Ministerio.

La policía cargó con abundante material antidisturbios. Agentes motorizados y a caballo y un vehículo lanzador de agua intervinieron de forma contundente contra el grupo provocador de manifestantes. La policía empleó en más de una ocasión sus armas de fuego. Manifestantes y perlodistas recogieron en la zona de los enfrentarnientos casquillos de bala del calibre reglamentario que utiliza la policía.

En uno de estos incidentes, María Luisa Prada recibió un disparo en el glúteo derecho. Los médicos que la atienden en el hospital de San Carlos no han extraído la bala, que está alojada en la pelvis, porque no afecta a ningún órgano vital. El ministro de Educación, José María Maravall, lamentó los incidentes tras una visita a la joven herida y reíteró que su departamento está abierto al diálogo con los estudiantes.

Páginas 12 a 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de enero de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50