Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos vascos intentan en secreto apurar el plazo dado por Benegas para formar un Gobierno tripartito

Los máximos dirigentes del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), Eusko Alkartasuna (EA) y Euskadiko Ezkerra (EE) mantenían en la madrugada de hoy, en los alrededores de Vitoria, rodeados del más estricto secreto, la que se preveía como última reunión entre dichas fuerzas políticas para constituir el futuro Gobierno vasco. Hoy expira el plazo anunciado por el secretario general de los socialistas vascos, Txiki Benegas, para dar por zanjadas las negociaciones para la formación de un Gobierno "de cambio y de progreso". Por otro lado, la dirección del PNV reiteró ayer su disposición de llegar a acuerdos con otras formaciones políticas para participar en el nuevo Gobierno vasco).

A la reunión secreta de ayer acudieron los máximos dirigentes de PSE-PSOE, EA y EE, José María Benegas, Carlos Garaikoetxea y Kepa Aulestia, que hasta ahora no habían mantenido ninguna reunión conjunta. Tan sólo portavoces oficiales de Eusko Alkartasuna confirmaban la convocatoria de la reunión, mientras que en los otros dos partidos el hermetismo era absoluto. A la reunión no pudo asistir el presidente de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, por encontrarse enfermo tras el accidente de tráfico sufrido la semana pasada en las cercanías de París.La reunión entre las tres fuerzas políticas prevé la última posibilidad para la formación de un Gobierno vasco que se ha venido en llamar "de cambio y de progreso". José María Benegas ha afirmado repetidamente que hoy expira el plazo para agotar esta posibilidad y que, en caso de que esta alternativa no fragüe, consultará con su partido el camino a seguir. Por su parte, el líder de Eusko Alkartasuna, Carlos Garaikoetxea, afirmaba el pasado martes en el Parlamento vasco que, a su juicio, no se podía dar a la fecha el carácter de un ultimátum.

La reunión, que continuaba en la madrugada de hoy, estaba rodeada de cierta expectación por la reciente oferta de José María Benegas a sus interlocutores en el sentido de encontrar una fórmula provisional de gestión autonómica para la Seguridad Social, que los partidos nacionalistas sitúan en el primer plano del futuro programa de gobierno. EA ha manifestado a lo largo de las negociaciones su aspiración a que la Seguridad Social sea transferida a la Administración autónoma y gestionada. en régimen de concierto.

El rechazo de EE

Por su parte, EE manifestaba el pasado martes su rechazo a cualquier fórmula de gobierno a dos en la que estuviera presente. El pacto de gobierno entre dos fuerzas políticas exigiría un acuerdo con otras fuerzas del arco parlamentario para sostener la acción del Ejecutivo. El rechazo de EE a esta alternativa reduce en extremo las posibilidades de maniobra del candidato socialista a lendakari, José María Benegas, en caso de que fracase la alternativa de gobierno que se negociaba en la madrugada de hoy.

Fuentes de Eusko Alkartasuna comentaron que la duración de la reunión, que había comenzado a las 16.30 horas de ayer, era una señal de avance en las negociaciones. Según portavoces oficiales de EA, los dirigentes de la organización acudían al encuentro con las otras dos fuerzas políticas con el ánimo de retirarse de inmediato en caso de que no existieran nuevas propuestas socialistas.

Reunidos en una gasolinera

La convocatoria de la reunión de ayer convirtió a los políticos vascos en émulos de los espaldas mojadas y a los, periodistas en aspirantes a inspector Clouseau. La cita entre los políticos vascos se produjo, según las fuentes consultadas, en una gasolinera de los alrededores de Vitoria. Los propios protagonistas de la reunión salieron de sus despachos afirmando desconocer el lugar del encuentro.

Durante la tarde de ayer, los rumores sobre distintos paraderos y las carreras enloquecidas hacia peregrinos lugares fueron constantes.

Por su parte, el portavoz del Ejecutivo vasco en funciones, Eugenio Ibarzábal, afirmó ayer en conferencia de prensa que el Gobierno que preside José Antonio Ardanza no tomará por el momento inciativas institucíonales tendentes a acelerar el proceso de formación del futuro Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de enero de 1987

Más información

  • Euskadiko Ezkerra y Eusko Alkartasuna recibieron ayer las últimas propuestas socialistas