Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Crónica censurada de la retaguardia

De Las largas vacaciones del 36, de Jaime Camino, realizada cuando la cerisura no sólo aún coleaba sino que con ella misma tuvo que vérselas el filme, a la reciente y meritoria película de Fernando Trueba, El año de las luces, infinidad de propuestas sobre la guerra civil o sus secuelas ha ofrecido la pantalla grande, en estado pseudopuro de documental o rellenas de ficciones siempre sujetas a referentes reales. Juzgar una, cuando seestá cansado de todas, es ardua labor.Pero hay que juzgar Las largas vacaciones del 36 (sobre la retaguardia) y, más difícil todavía situarla en el contexto de 1987. Tal vez esa distancia en el tiempo nos ayude a contemplarla relajadamente, sin las polémicas del momento, los premios de la crítica de Berlín, la frustrada proyección en Cannes y, ya se ha dicho, esa censura tan viva en 1976 que sesgó una secuencia final donde aparecían las tropas moras.

Como película, Las largas vacaciones del 36 es cine sencillo y bien narrado que por primera vez puede hablar, o cree poder hacerlo, sin interponer metáforas saurianas ni lenguaje críptico. Al igual que en Dragon Rapide, el filme tiene una exquisita factura técnica y un excelente reparto.

Las largas vacaciones del 36 se emite hoy a las 21.50 por TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1987

Más información

  • 'LAS LARGAS VACACIONES DEL 36'