Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente de los GAL, encarcelado en Portugal por atentados contra 'etarras' en Francia

Jean Philippe Labade, uno de los principales dirigentes de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), se encuentra encarcelado en Portugal, acusado de haber participado, junto con cinco portugueses que reclutó, en dos atentados contra miembros de ETA Militar en el sur de Francia en febrero del año pasado. Labade, considerado como una de las claves de la conexión española de los GAL, se refugió en el norte de Portugal después de ser puesto irregularmente en libertad en Francia en noviembre de 1984. Se encuentra detenido en una prisión de Lisboa desde septiembre de este año.El Tribunal Supremo de Francia revocó la orden de libertad que cursó el juez Svhan a favor de Labade y otros nueve miembros de los GAL, y ordenó su busca y captura internacional. Labade está acusado en Francia de su presunta participación en el asesinato, en marzo de 1984, de Javier Pérez de Arenaza, cuñado del máximo dirigente de ETA, Domingo Iturbe Abasolo así como del atentado en el que resultó muerto el histórico de ETA Tomás Pérez Revilla y herido Román Orbe, en junio de 1984 en Biarritz. Estos hechos son independientes del proceso que se sigue contra Labade en Portugal.

Posteriormente, el Tribunal de Instrucción Criminal de Lisboa, según el semanario portugués Expresso, dirige. actualmente un proceso por su participación en dos atentados contra etarras.

Mercenarios contratados por Labade y detenidos actualmente en Francia han declarado que éste trabajaba para la policía española en las acciones contra los miembros de ETA.

Concretamente, Patrick de Carvalho, uno de los encausados en Francia, ha declarado a la justicia de ese país que trabajaba para Labade en labores de información y de vigilancia sobre etarras y refugiados. Este mismo testimonio es confirmado por una amante de Labade, que afirma que éste trabajaba para la policía española.

Todas estas declaraciones se encuentran en el sumario que instruyó el juez Gilbert Cousteaux. La justicia francesa y la portuguesa están colaborando estrechamente, y fruto de esta colaboración fue la detención del dirigente de los GAL.

La justicia de Portugal, al igual que la italiana, puede procesar a sus ciudadanos por delitos cometidos fuera de su país, por lo cual son encausados en Portugal por los atentados cometidos en Francia.

Página 11

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1987