Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'Titulitis'

Torrelavega (Cantabria).

Yo, también quisiera aportar mi granito de arena a la lucha contra la titulitis, esa terrible enfermedad psicosocial que azota a la educación española. Pero el problema reside en los extraños compañeros de viaje que uno debe soportar en esta lucha, compañeros como Luis Sanz, ese orgulloso y modélico "estudiante de quinto de Derecho", que en su defensa de una enseñanza verdaderamente superior arremete EL PAÍS, 19 de diciembre, Cartas al director) contra todos los que sobran: parásitos, vagos y maleantes de variada condición que frecuentan la Universidad española. Y es que la enseñanza superior debiera ser sólo para unos pocos; para los que, como Luis Sanz, sean capaces de adaptarse desde el primer momento a unas estructuras que ya estaban desfasadas en el siglo XVII, mucho antes de la famosa masificación, y con la cabeza inclinada sobre el correspondiente manual, escrito por el ilustre catedrático de turno, aprenderse de memoria párrafos enteros sin preguntarse si todo eso responde a unas mínimas exigencias científicas, si verdaderamente están desarrollando sus facultades intelectuales o, por el contrario, están haciendo el primo. Pero eso a ellos no les importa; ellos están en la Universidad para terminar la carrera con un brillante currículo y así poder llegar a subdirectores generales de cualquier cosa.Una desgracia la titulitis, en efecto; una desgracia que los que más claman contra ella sean los que mejor situados están, gracias a su oportuno título; y una desgracia que la educación haya sido literalmente secuestrada por el Estado y el acceso al mundo del trabajo se halle tan condicionado por un asfixiante corsé reglamentarlo. Una cosa es que los poderes públicos exijan unas mínimas garantías, y otra muy distinta la delirante manía titulatoria que ha falseado los mismos principios de la educación al convertirla en una lucha feroz por el ansiado diploma final.- Estudiante de tercero de Filología Hispánica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de enero de 1987