Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes chinos desafían a las autoridades en Pekín y Shanghai

Pekín / Shanghai

Los estudiantes chinos desafiaron ayer las medidas de seguridad y las prohibiciones impuestas por las autoridades y salieron nuevamente a las calles de Shanghai y, por primera vez, Pekín en demanda de democracia.

En la capital china, según afirma la agencia France Presse citando a "corresponsales en el lugar de los hechos", unos 3.000 estudiantes recorrieron ayer, a primeras horas de la noche, los pocos kilómetros que separan la universidad de Pekín de la universidad del Pueblo, en orden y sin provocar incidentes. Los estudiantes dijeron manifestarse "en solidaridad con los camaradas de Shanghai, por la democracia y por la libertad de prensa". Las universidades de Pekín se habían mantenido en calma desde que el pasado viernes comenzaron los incidentes estudiantiles en Shanghai, la mayor ciudad del país.En esa ciudad, donde las autoridades habían prohibido las manifestaciones y habían advertido a los estudiantes que los que participasen en nuevas acciones de protesta serían fuertemente sancionados, medio millar de jóvenes de la universidad de Tongji recorrió ayer las calles hasta concentrarse en la plaza del Pueblo, informa la agencia Reuter. En ese mismo lugar se reunió medio centenar de estudiantes del colegio de Agricultura.

A diferencia de los días anteriores, en los que hubo enfrentamientos entre manifestantes y policías, los agentes observaron ayer el paso de los estudiantes sin intervenir en ningún momento. Tampoco el número de participantes en la marcha era comparable al del pasado domingo, el día de la mayor manifestación, cuando 50.000 personas se sumaron a las protestas.

Fuentes independientes destacan, sin embargo, la audacia de los manifestantes de ayer, que se atrevieron a desafiar las amenazas de las autoridades. Los participantes en el acto repartieron panfletos en los que se pedía democracia y libertad de prensa.

Uno de los estudiantes dijo que los universitarios han decidido boicotear los exámenes previstos para el mes próximo "hasta que las autoridades respondan sinceramente a las reformas solicitadas". El Gobierno municipal de Shanghai aceptó el lunes la apertura de un diálogo con los estudiantes para estudiar sus peticiones. Al mismo tiempo advirtió que se actuaría con dureza en el caso de que se produjesen incidentes como los del fin de semana.

Un portavoz del Gobierno municipal no quiso confirmar ni negar ayer las informaciones según las cuales 200 estudiantes se encontraban detenidos como consecuencia de esos incidentes. "La policía ha cumplido con su labor de forma prudente, a pesar de las provocaciones de los estudiantes", dijo. Una información de la agencia oficial Nueva China indicó que en los incidentes habían resultado heridos por los golpes recibidos 31 policías.

Los estudiantes dijeron que habían solicitado para ayer una entrevista con el alcalde de Shanghai, Jiang Zemin, para presentarle sus demandas de democracia y libertad de prensa, pero el alcalde rechazó la solicitud y comunicó que no se reunirá con los estudiantes hasta que aquellos que agredieron a personas y causaron daños materiales durante las manifestaciones del fin de semana no se presenten a la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 1986