Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michel Host

El premio Goncourt 1986 es profesor por correspondencia de literatura española

Un joven y modesto profesor de literatura española por correspondencia ha conseguido este año el Premio Goncourt. Marguerite Duras, con su Goncourt de 1985, debió esperar casi toda una vida para lograrlo. Michel Host lo consiguió con su segunda novela. Debutó en 1983, y a los tres años, el Goncourt. Muchos afirman que no ha sido el escritor el premiado, sino su editor, Grasset. Pero Host no está de acuerdo: "Es verdad que el Premio Concourt es una batalla entre editores, pero considero que lo he ganado yo".

Valet de nuit ('Valet' de noche) e el título de la novela premiada Hasta el 17 de noviembre, día del premio, se habían tirado unos 20.000 ejemplares. Ahora se están vendiendo más de 12.000 diarios. Sobre la propia novela, Host no quiere hablar. "Todo lo que tengo que decir lo digo en los libros". Nació hace 44 años en Lille y pasó la infancia en Bélgica. España está presente, aunque sea remotamente en Flandes, su comarca de infancia; en su licencia universitaria en lengua española, obtenida en París -sobre Góngora-, y también en la novela galardonada, en la que España es el país de la República y de la guerra, la patria de uno de los personajes femeninos y una referencia de libertad. Poco tiene que ver, sin embargo, con la literatura española. Valet de nuit es una novela parisina, en la que el Sena, la vida, las calles y los monumentos de la ciudad, los recorridos de transeúnte urbano, tienen un papel central. La primera novela de Host, publicada en 1983 por el mismo editor, se titulaba La sombra, el río, el verano.Era una descomunal narración sobre la vida de una mujer agonizante, contada a cuatro voces, que fue bien acogida por la crítica. Obtuvo el premio suizo Robert Walser. Sus 700 páginas hicieron temblar a los editores a los que mandó el manuscrito por correo. Grasset, finalmente, confió en él y ahora ha encontrado con el Concourt la recompensa a su fe en un novelista desconocido. Los derechos de traducción de Valet de nuit al portugués -para Brasil-, al holandés y al inglés están ya en buen camino. Para el castellano, aunque algún pequeño editor se ha interesado, quien repartirá esta carta marcada es Carmen Balcells, que, según Host, debe ser una de las más poderosas e importantes del mundo. De la narrativa española contemporánea, Host conoce poco. "Estoy descolgado de la actualidad, pues me he dedicado más al Siglo de Oro". Cita a Sánchez Ferlosio y a Luis Martín Santos como escritores que le interesan especialmente, y también a Cela. Titubeando, aventura la posibilidad de que no existan grandes nombres nuevos.

Su gran deuda es con Cervantes. "La lectura de El Quijote y el estudio de sus exegetas me han aportado una cierta distancia irónica, crítica". Este curso, sus estudiantes a distancia están recibiendo por correo las clases preparadas por Host sobre el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, y sobre Lope de Vega. Pero él no tiene "pretensiones de hispanista genial", afirma. "Mi ambición es escribir, aunque mi trabajo de profesor lo hago con gusto y pasión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 1986