Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Zapping'

Nunca entendí por qué los gallos españoles hacen quiquiriquí, los franceses cocoricó, los anglosajones cock-a-doodle-doo y sabe Dios los germanos o los japoneses. Yo estaba convencido de que el canto del gallo era universal, pero ni siquiera las gallináceas son cosmopolitas cuando abren el pico. Con las máquinas de raza multinacional pasa lo mismo que con los bichos: suenan de manera distinta según los países. Tengo un vídeo con mando a distancia que cuando presiono la tecla de acelerar la cinta, para saltar secuencias y planos que no me interesan, el chisme hace algo así como un chirriante bras. Resulta que esa misma operación aceleradora de la casete, en un idéntico aparato, cuando ocurre en Norteamérica, emite un ruido diferente, una especie de grave zap. Y como son ellos los que mandan, pues a esa popular costumbre de acelerar las pelmazas historias audiovisuales para llegar cuanto antes, tipo Charlot, al meollo del asunto, lo han bautizado zapping.

Estoy convencido de que los jóvenes académicos Pere Gim Ferrer y Paco Rico encontrarán una ingeniosa solución para lavar esta afrenta onomatopéyica. Mientras tanto, me paso el día haciendo zapping. Pero no sólo en el vídeo, sino en la vida. Hago zapping con la Prensa, saltando por encima de Fragas, Olarras, Arzalluz, Verstrynges, Barrionuevos, Boyers y otros tiempos muertos de la actualidad. Practico el mismo método acelerador con las novedades editoriales; y lo más curioso de todo es que esa velocidad de hojeo resulta suficiente la mayor parte de las veces, como si estuvieran escritas para ser leídas así. Le doy mentalmente a la preciosa tecla de embalar la acción en las mesas redondas, los discursos políticos, las cenas matrimoniales, las charlas sentimentales. En fin, compruebo mi enfermiza adicción al zapping cuando estoy atrapado en la butaca de un teatro o de un cine, en mitad de una conferencia, en los aeropuertos y los telediarios, por los pasillos burocráticos y demás célebres espacios de la redundancia. Instintivamente, busco el mando a distancia. Echo de menos el salvador sonido del bras o del zap. Tengo mono de zapping.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS