Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón dispuesto a aumentar su fuerza militar para contrarrestar la modernización del Ejército soviético

El Gobierno japonés se declaró ayer dispuesto a incrementar el potencial militar de su país para contrarrestar la "creciente amenaza latente" de las fuerzas soviéticas en Extremo Oriente, con respecto a las cuales considera que ha perdido poder disuasorio.

En 10 años, Japón no siempre ha alcanzado el programa de equipamiento fijado en 1976 por un estudio de las Fuerzas Armadas, en tanto que la Unión Soviética procedió a un "destacable reforzamiento militar e intensificó sus activídades en la región", según señala el libro blanco de la Defensa para 1986 aprobado ayer por el Consejo de Ministros japonés. El documento, que fija cada año la política de Defensa de Japón, prevé por primera vez que el marco establecido en 1976 "puede ser modificado" por el Gabinete para adaptarse al crecimiento y modernización del Ejército soviético. Se abre así la puerta al reforzamiento en material y efectivos de las fuerzas armadas japonesas.

El documento no llega, sin embargo, a anunciar un crecimiento inmediato del potencial japonés. En un país en el que la opinión pública es mayoritariamente pacifista, el informe subraya con prudencia que "actualmente", el Gobierno no tiene la intención de "revisar el concepto fundamental de las grandes líneas" del programa de equipamiento establecido en 1976 y el cuadro de efectivos. Japón, cuyo presupuesto de Defensa es el 10ª del mundo, adoptó el año pasa do un plan quinquenal (1986-1990) destinado a alcanzar el programa de 1976. Entre sus previsiones destacan un contingente de 180.000 soldados para el Ejército de Tierra, 60 navíos de superficie y 430 aviones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 1986