Los 'etarras' exiliados se recluyen en sus casas por temor a ser detenidos y puestos en la frontera

La noticia de la aprobación de la ley que faculta a la Administración francesa para expulsar automáticamente a los extranjeros "que constituyan un peligro para la seguridad de la República francesa", fue acogida ayer con evidente iriquietud entre el colectivo de abogados encargado de la defensa de los exiliados supuestamente vinculados a ETA. Muchos de éstos permanecen estos días recluidos en sus casas por temor a ser detenidos en cuanto salgan a la calle y puestos en la frontera española.De acuerdo con el procedimiento administrativo seguido en las últimas entregas de exiliados, la policía francesa está obligada a detener en la calle a los supuestos activistas de ETA, ya que no dispone de órdenes de registro, que necesitan del correspondiente mandamiento judicial. Este dato puede explicar, tanto como la misma voluntad política de la Administración francesa, la interrupción momentánea de las detenciones y entregas a España de refugiados etarras.

Más información

Fuentes de la Administración francesa, indican, por su parte, que la nueva legislación es el resultado de una evolución general iniciada por el anterior Gobierno socialista, tras los atentados cometidos en suelo francés. Las mismas fuentes apuntan que la Administración francesa puede a partir de ahora adoptar el criterio de responder a los atentados de ETA Militar en España con la entrega de exiliados. "No podrán mantenerse por tiempo indefinido en sus casas; algún día los refugiados reclamados por la policía francesa tendrán que salir a comprar el pan y la leche", han señalado estas fuentes.

El abogado Coco Abeberry manifestó ayer tarde que el equipo de abogados de los exiliados considera que la ley aprobada. por la Asamblea francesa consagra el predpminio de la Administración sobre el Poder Judicial. "Rechazamos frontalmente esta ley", dijo, "porque establece procedimientos de expulsión al margen de la justicia y los tribunales franceses, y porque vulnera los derechos de los ciudadanos extranjeros, incluidos los de los refugiados vascos". Coco Abeberry destacó como aspectos más preocupantes de la nueva legislación la eliminación de los conceptos de urgencia y de imperiosa necesidad, recogidos en la propia ley de 1945 que ha permitido la entrega a España de cinco exiliados presuntamente vinculados a ETA.

Por otra parte, la prefectura de Pau ha prohibido la manifestación convocada para este sábado en Bayona por los Comités de Apoyo a los Refugiados, aludiendo a la jornada festiva que celebrará ese día la capital vasco francesa y considerando que la manifestación puede poner en peligro los bienes y las personas.

Los Comités de Apoyo a los Refugiados han manifestado que mantienen la convocatoria, pese a la prohibición gubernativa. Miles de octavillas con la bandera francesa impresa a ambos lados y con la frase en francés ETA fuera de Francia, fueron arrojadas la madrugada de ayer en distintas localidades del interior del País Vasco francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de agosto de 1986.

Lo más visto en...

Top 50