Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat aprueba un reglamento sobre órganos de gobierno de las cajas que perjudica a las grandes ciudades

El Gobierno catalán aprobó el lunes un decreto que desarrolla la ley le Cajas de Ahorro de Cataluña y la ley estatal de Órganos de Gobierno de las Cajas, en el que se fijan los criterios que deberán regir la composición de la asamblea general y la elección de consejeros. El decreto perjudica la representación en los órganos de gobierno de los grandes núcleos urbanos, muy especialmente Barcelona, frente a las localidades rurales, ya que en la práctica Barcelona tendrá el mismo número de representantes que una localidad pirenaica con una sola oficina.

El conseller de Economía y Finanzas de la Generalitat, Josep María Cullell, afirmó que se había aprobado el reglamento a pesar de que la ley de Cajas esté recurrida ante el Tribunal Constitucional, "Para evitar la inseguridad jurídica". Cullell añadió, en declaraciones a la agencia Efe, que la característica fundamental del reglamento "es su provisionalidad, ya que lo hemos aprobado sin esperar las sentencias del Tribunal Constitucional" para evitar la referida inseguridad jurídica.El Tribunal Constitucional debe emitir sentencia sobre un recurso del Gobierno central contra la ley de Cajas de Cataluña, presentado en septiembre de 1985, y sobre un segundo recurso presentado por la Generalitat en agosto de 1985 contra la ley estatal de órganos Rectores de las Cajas de Ahorro.

Acerca del desacuerdo expresado por diversos grupos políticos sobre el reglamento, por la equiparación entre pequeños y grandes municipios y por la politización de las cajas de titularidad pública, Cullell señaló que "las normas contenidas en el reglamento no son las que nosotros hubiéramos deseado, pero hay que tener en cuenta que hemos elaborado una norma de desarrollo de la ley estatal de órganos rectores, aprovechando aquellos aspectos no impugnados de nuestra ley; no es, por tanto, el reglamento ideal". Añadió que, sin embargo, el reglamento es válido "porque desarrolla unos preceptos que permiten la máxima diversificación de los municipios donde hay presencia de las cajas respectivas".

Distribución del consejo

El reglamento aprobado por el Gobierno de la Generalitat no difiere del borrador cuyo contenido fue adelantado por este periódico (véase EL PAÍS de 5 de julio), en el sentido de que para formar los consejos generales las cajas podrán optar entre un sistema de distribución territorial y otro mixto, territorial y por sorteo. El primer sistema se aplicará en las circunscripciones en que la caja en cuestión tenga sucursales, tomando la distribución de Cataluña en 38 comarcas establecida en 1936 y la provincial para el resto de España. Comenzando por la comarca donde la caja tenga su sede central y siguiendo el orden de mayor a menor, se designará un municipio por circunscripción, repitiendo el procedimiento hasta completar el total de plazas reservadas a los municipios, que es el 40% del consejo según la ley estatal.En lo que se refiere a las cajas de titularidad pública, como la Caixa de Catalunya, fundada por la Diputación de Barcelona, el 51% reservado a la entidad fundadora se repartirá de forma que, refleje "el pluralismo político" existente en la entidad, lo que ha. sido criticado como una politización de estas entidades. Fuentes próximas a la Generalitat señalaron que el reglamento pretendía "el respeto a las minorías".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de agosto de 1986

Más información

  • La ley desarrollada está recurrida ante el Tribunal Constitucional