Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIDURA DEL PRESIDENTE

Felipe González, investido presidente con sólo los votos del PSOE

Felipe González superó ayer la votación de investidura. como presidente del Gobierno en el Congreso con sólo los votos socialistas, mientras el resto de la Cámara votaba en contra, salvo la Minoría Vasca, que se abstuvo. La jornada final del debate de investidura tuvo perfiles de acritud, especialmente entre González y el presidente de Izquierda Unida, el comunista Gerardo Iglesias, a quien aquél le dijo: "Es difícil debatir con usted por estilo, contenido y por sus actitudes". González, en una intervención de hora y media, respondió globalmente a los discursos de los portavoces parlamentarios. Fue contemporizador con Fraga, amistoso con el peneuvista Maki Anasagasti, mordaz con Óscar Alzaga, especialmente duro con Adolfo) Suárez y poco incisivo con Miquel Roca.

El presidente del Congreso de los Diputados, Félix Pons, se trasladó anoche al palacio de la Zarzuela para comunicar al rey Juan Carlos el resultado de la votación parlamentaria por la que Felipe González resultó elegido presidente del Gobierno por mayoría absoluta: 184 votos favorables -el grupo socialistata al completo-, 144 negativos y seis abstenciones, correspondientes a la Minoría Vasca.La segunda y última jornada del debate, que duró más de nueve horas, se centró en torno al terrorismo, tema en el que todos los oradores se detuvieron de manera especial, aunque sólo el presidente de Coalición Popular, Manuel Fraga, propuso medidas concretas -diez en total, todas de carácter legislativo- para combatirlo. González respondió al líder conservador que el terrorismo no sólo se combate con medidas legales y advirtió que algunas de las propuestas de Fraga podrían ser consideradas inconstitucionales. El representante del PNV, Anasagasti, empleó ayer por primera vez en la historia de su grupo parlamentario el término "terrorismo" para referirse a las acciones de ETA.

El tono empleado en el intercambio de discursos no alcanzó el de enfrentamiento entre Gobierno y oposición de otras ocasiones, si se exceptúa al representante de Izquierda Unida, Gerardo Iglesias. La coalición electorial de IU vio, antes de iniciarse la sesión de ayer, denegada nuevamente por la Mesa del Congreso su pretensión de formar grupo parlamentario propio, lo que pareció exasperar a Gerardo Iglesias. "Nadie sabe si está usted, o no, a la izquierda", le dijo González al dirigente comunista, quien le respondió: "Es perfectamente demostrable que su gestión ha estado presidida por el fraude político". A los reproches que González hizo sobre el estilo parlamentario de Iglesias, éste replicó señalando al líder socialista: "Usted ha aprendido su estilo en la Universidad; yo, en las asambleas de fábrica; cada cual tiene su estilo, y ni su arrogancia ni nada me va a hacer callar y evitar decir lo que pienso".

Al margen del terrorismo, la reforma del reglamento para que las minorías formadas por el PDP e IU puedan tener grupo parlamentario propio constituyó el segundo gran tema de discusión y fue por delante de la economía, las autonomías o la política exterior. Ninguno de estos asuntos suscitó un debate tan acalorado como el de la citada reforma del reglamento, cuestión en la que se centraron buena parte de las breves intervenciones del diputado de Euskadiko Ezkerra Juan María Bandrés.

Réplica de González

Felipe González estuvo escasamente autocrítico con la labor pasada de su Gobierno. En medio de constantes recordatorios al significado de apoyo popular que tiene el haber repetido una victoria electoral por mayoría absoluta, asevera que hoy "pocas personas discuten que la situación socioeconómica es mejor"; negó que España vaya ser contribuyente neto en el ajuste presupuestario europeo, contra que había sugerido Fraga, y recordó que la mayor parte de los pensionistas prefiere el « sistema de subsidios actual. Dijo haber sido el primero en "poner sobre mesa" un proyecto de financiación autonómica y agregó que, en política exterior, "se han despejado algunas incógnitas".González mezcló afirmaciones con sarcasmos contra Alzaga -"la mayor parte de las cosas que usted ha dicho las ha dicho ya el señor Fraga"- y contra Suárez -"estaría bueno que dijéramos que usted está planteando una política de izquierdas"- También acusó a los representantes de la minorías regionalistas, integrado en el Grupo Mixto, de pretender arrogarse la representación en exclusiva de sus comunidades autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1986

Más información

  • Gerardo Iglesias protagonizó los momentos más tensos del debate