Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desfile de los veleros

El presidente Reagan presidirá, mañana, desde el puente del acorazado Iowa una revista naval, en la que también estará presente el presidente francés, FranQois Mitterrand, desde un buque de esta nacionalidad. A las 10 de la mañana, 22 grandes veleros, entre ellos el buque escuela español Juan Sebastián Elcano, navegarán hasta el puente George Washington, y de vuelta hasta la estatua de la Libertad.La prevista participación del buque escuela chileno Esmeralda, utilizado por los militares para realizar torturas tras el golpe de 1973, ha provocado una fuerte polémica. Por fin, el Congreso no se ha opuesto, y algunos han recordado que la construcción del velero norteamericano que abrirá el acto, el Eagle, fue ordenada originalmente por Hitler.

Por la noche, después de un concierto con los Boston Pops, John Denver y Joliny Cash, se quemará la mayor colección de fuegos artificiales de la historia (20 toneladas), desde 30 barcazas situadas en diferentes lugares del puerto de Nueva York.

El sábado, a las ocho de la noche, medio millón de personas asistirá gratuitamente, a un gigantesco concierto en el Central Park, con Plácido Domingo y la Filarmónica de Nueva York, dirigida por Zubin Melita. Se espera que 40.000 barcos de recreo se acerquen a ver de cerca los festejos al puerto.

Todo esto costará a la ciudad de Nueva York 30 millones de dólares (unos 4.200 millones de pesetas), de ellos casi seis millones en horas extras de los policías que participarán en la mayor operación de seguridad montada jamás. Pero se recuperarán con creces gracias a los ingresos de la avalancha turística.

Ni las celebraciones del bicentenario de EE UU, ni la visita del Papa, ni el 40º aniversario de la ONU supusieron una mínima parte de los problemas creados por la afluencia masiva a la fiesta de la vieja dama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 1986