Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las primas de la selección

Me sorprendió y llenó de indignación saber que los jugadores de la selección española de fútbol no aceptaran la prima de un millón de pesetas por jugador que la federación, sin tener en cuenta la grave crisis económica que padecemos, les asignaba para intentar ganar a Dinamarca, porque ellos pedían dos. Creo que somos muchos los que creemos que los señores que enviamos a representarnos en una competición deportiva deben sentirse orgullosos y considerarse por ello ya pagados y, por tanto, obligados no sólo a intentar ganar, sino también a poner toda la carne en el asador para lograrlo. Desgraciadamente no es así; si bien al principio se ofrecen incondicionalmente, una vez en la cancha deportiva y en el momento crucial comienzan los chalaneos de claros visos chantajistas.De esta actuación tan poco deportiva es culpable la federación de fútbol por ofrecer a jugadores que ya tienen sus salarios en sus respectivos clubes unas primas de importe escandaloso. Es como si un obrero que cobra por trabajar solicitara una prima para hacerlo bien. ¡Sería maravilloso! Por su parte, la Administración debiera tener muy en cuenta la grave ofensa que se hace a los tres millones de parados de España con esas gratificaciones superfluas y millonarias.-

Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de junio de 1986