Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEXICO 86

Inglaterra-Argentina, la guerra de las Malvinas en versión futbolística

La sombra de la guerra de las Malvinas se cierne sobre el partido Argentina-Inglaterra de hoy, a las 12.00 (20.00, hora peninsular española.), de los cuartos de final del Mundial 86 de fútbol, que se jugará en el estadio Azteca, de la capital mexicana.Jugadores y directivos se empeñan en quitar todo carácter político al enfrentamiento futbolístico de hoy entre Argentina e Inglaterra, pero basta abrir las páginas del principal diario mexicano, Excelsior, para encontrarse un anuncio que dice: "No se pierda el domingo 22 la segunda versión de la guerra de las Malvinas: Argentina-Inglaterra", seguido de una dirección donde se ofrecen entradas para el partido.

En todos los encuentros jugados en este Mundial por la selección argentina, entre las pancartas aparecía siempre una que decía: "Las Malvinas son argentinas". Este grito fue coreado a veces junto con otro que decía: "Vamos a matar ingleses". La presencia entre la hinchada argentina de las famosas barras del Boca y la llegada a México de seguidores ingleses, a los que los medios de comunicación califican de hooligans (gamberros), hace temer que en el partido de hoy puedan producirse desórdenes y casi dejan en un segundo plano los aspectos deportivos del encuentro.

Hasta México han llegado las noticias de la petición de diputados peronistas de que Argentina se retire del torneo para no jugar contra Inglaterra. Quizá esto y el clima que rodea al partido ha motivado una nota oficial pacificadora de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).

Los futbolistas mantienen en sus declaraciones previas esta línea argumental. Maradona declaró que "Argentina vino a jugar y no a matar a nadie" y añadió a unos periodistas británicos: "Creo que hay gente, en nuestro país y en el de ustedes, que está dedicada a la política, y quién mejor que ellos para resolver los problemas". Maradona agregó: "Nosotros somos profesionales del fútbol y buscamos la victoria. Por eso me disgusta que se insista tanto en preguntas que nada tienen que ver con este deporte".

La única alteración previa al partido fue, sin embargo, la hospitalización urgente del argentino Daniel Pasarella, aquejado de una úlcera en el colon. El médico del equipo, Raúl Madero, señaló que, "tras una rectomioscopia, se le detectó una colotis amebiana con úlcera de colon, a 28 centímetros de profundidad". Pasarella seguirá hospitalizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 1986