Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA Y LEÓN

La Comisión Pro Teatro Principal de Burgos solicita su expropiación

La Comisión Pro Teatro Principal de Burgos acordó ayer solicitar de las administraciones competentes, central y autonómica, la expropiación del teatro para su devolución al pueblo de Burgos, "único y legítimo propietario del teatro". La comisión basa su petición en diversos artículos de la ley del patrimonio histórico, que, a su juicio, ha sido incumplida por el Grupo Popular del Ayuntamiento en su acuerdo de transformar el teatro, un edificio isabelino del siglo XIX, en dependencias municipales. La comisión pide asimismo la dimisión del alcalde, José María Peña, y hace un llamamiento a los ciudadanos burgaleses para que en las próximas elecciones legislativas, municipales y autonómicas voten a cualquier partido que no sea Coalición Popular.Según la Comisión Pro Teatro Principal, encabezada por conocidos artistas y profesionales, el mencionado acuerdo aprobado por el Grupo Popular, mayoritario en el Ayuntamiento, supone "una expoliación pura y simple del teatro", según se desprende del artículo 4 de la mencionada ley, que entiende por expoliación "toda acción u omisión que ponga en peligro de pérdida o destrucción todos o algunos de los valores de los bienes que integran el patrimonio histórico español o perturbe el cumplimiento de su función social".

La comisión, que presentó a los medios de comunicación una serie de fotografias recientes sobre el estado interior del teatro que contradicen visiblemente la afirmación del Grupo Popular sobre el estado ruinoso del inmueble, señaló que en base a otro artículo de la ley está perfectamente legitimada para solicitar la expropiación.

El arquitecto Miguel Ángel Martínez señaló que de la propuesta aprobada se desprende como conclusión "que el pueblo de Burgos ha sido engañado de nuevo miserablemente; se le va a privar de su teatro Principal, sin conseguir más que unas ruinas, por la cabezonería de su alcalde y los concejales del Grupo Popular", y que, además de "perder una inversión de 260 millones de pesetas ofertados por otras administraciones, se pierde el paso en el camino de incorporar a Burgos al tren de las nuevas corrientes culturales y teatrales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 1986