Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un submarino nuclear de EE UU encalla en el estrecho de Gibraltar

, El submarino nuclear estadounidense Atlanta encalló en el estrecho de Gibraltar el martes pasado y sufrió la perforación de un tanque de lastre y una avería en su sonar de proa, según confirmaron ayer en Washington fuentes del Pentágono. Por su parte, fuentes oficiales en Gibraltar mantienen un hermetismo total sobre la llegada al puerto gibraltareño del sumergible nuclear estadounidense. "Es una visita de rutina", manifestó un portavoz de la Marina brítánica, según informa desde Gibraltar Joe García.

El Atlanta, submarino de ataque puesto en servicio en 1981, está atracado en el muelle gibraltareño South Mole. Se trata de un sumergible del tipo Los Ángeles, de 6.900 toneladas, que puede transportar misiles de crucero Tomahawk y cohetes tipo Harpoon.

Otro submarino norteamerica no estuvo en aguas de la bahía de Gibraltar el lunes. Según supo EL PAÍS, de este submarino, en plena bahía, desembarcaron tres altos mandos estadounidenses procedentes del mando de la OTAN en Nápoles. Ese mismo día hizo entrada por la frontera terrestre con España otro alto mando naval norteamericano, que se cree que procedía de la base de Rota (Cádiz).

Los militares llegados desde Nápoles fueron recogidos por el mismo submarino al día siguiente, martes, también en una cita secreta en la bahía. El submarino emergió solamente el tiempo necesario para recoger a los oficiales.

Se sabe, igualmente, que los oficiales norteamericanos tomaron parte en una cena ofrecida el lunes por la noche en la residencia del vicealmirante Peter Dingemans, comandante del submarino Gibmed, de la OTAN en Gibraltar.

Por otra parte, una falsa alarma de bomba causó durante media hora del jueves pasado el cierre de la frontera entre Gibraltar y España. Se han establecido especiales medidas de seguridad en torno a los tres fragatas y un destructor de la OTAN que atracaron ayer en el puerto de Palma de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 1986