Publicadas las cartas de amor de los duques de Windsor

Una parte de las apasionadas cartas de amor que se intercambiaron los duques de Windsor, cuando él era Eduardo VIII de Inglaterra y ella una estadounidense divorciada llamada Wallis Simpson, fue publicada ayer en Londres. "Querido mío", "Oh, amada mía", "Te amo más y más, vida mía" y "Te amo locamente" son expresiones que se encuentran a cada paso en esa intensa correspondencia. El rey llegó a escribir hasta dos cartas diarias a Wallis Simpson, cuyo cadáver reposa ahora en la capilla del castillo de Windsor a la espera de la ceremonia fúnebre de hoy.

"Querido mío, siento como si se me rompiera el corazón cuando no te veo", escribía la señora Simpson al rey. Y Eduardo VIII respondía: "¡Oh, amada mía.!...", según las cartas que ayer publicó el Daily Mail. Por expreso deseo de la duquesa de Windsor, señala el rotativo, la correspondencia amorosa de la pareja más criticada de la familia real inglesa comienza a publicarse tras el fallecimiento de la duquesa, producido la pasada semana en París, cuando tenía 89 años de edad.La decisión de la duquesa de que saliesen a la luz las cartas obedece, en opinión del diario, al deseo de reivindicar su nombre ante la historia después de que se la acusara de fría aventurera y seductora que consiguió embauca, al rey hasta el extremo de hacerle abdicar del trono de Inglaterra.

"Buenos días, otra vez, corazón mío", escribía el rendido monarca. "Me siento repleto de amor y con unas ansias de abrazarte tan fuertes como nunca había sentido antes...; como ves, te amo absolutamente y de todas las maneras, Wallis, locamente, tiernamente, con adoración y admiración".

Este apasionado idilio del rey con una norteamericana de 34 años, sin un céntimo, divorciada dos veces, casada en primeras nupcias con un oficial de la Armada estadounidense bebedor empedernido, provocó la censura de la corte británica y la oposición del Gobierno, lo que llevó al rey a abdicar en favor de Jorge VI, padre de la actual reina de Inglaterra, Isabel II.

Las presiones a que se vio sometido el monarca fueron dolorosísimas, y el 14 de abril de 1937, después de haber abdicado, escribía a Simpson: "Sólo unas líneas para decirte que te amo más y más, vida mía... tiene que haber un gran almacén de felicidad para nosotros después de estos meses infernales. Cuídate... eres todo lo que me queda en el mundo y todo lo que quiero"..

Aplacadas parcialmente por el paso del tiempo y las circunstancias las diferencias entre los duques de Windsor y la familia real británica -que siempre les hizo el vacío, y muy en particular la reina madre, Isabel-, la duquesa será enterrada hoy junto a su esposo en dependencias del castillo. A la ceremonia asistirá la familia real británica. Las discrepancias no han desaparecido del todo, y fuentes del palacio de Buckingham han descartado que se vaya a conceder póstumamente a la duquesa el tratamiento de alteza real, que en realidad le hubiera correspondido en vida, según los expertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de abril de 1986.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50