Simone de Beauvoir fue enterrada en la tumba de Sartre

Los restos mortales de Simone de Beauvoir fueron acompañados ayer, desde el Hospital de Cochin, donde falleció el lunes, a los 78 años, hasta el cementerio de Montparnasse, por más de 5.000 personas, en su mayoría mujeres que llevaban claveles rojos y emblemas del movimiento de liberación de la mujer. La escritora a la que todas las mujeres deben algo, como tituló una revista francesa, fue enterrada en la tumba en la que reposa quien fue su compañero 50 años, Jean Paul Sartre, fallecido en 1980.El cortejo recorrió durante casi dos horas las calles del barrio de Montparnasse, en el que residieron durante la mayor parte de su vida Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre, quienes nunca quisieron compartir un apartamento, pero que procuraron vivir cerca.

Acudieron numerosos políticos de izquierda, intelectuales y artistas. En primera fila, su familia y sus amigos más íntimos, como los miembros del antiguo equipo de la revista Les Temps Modernes.

Cientos de mujeres de todas las edades se acercaron hasta el cementerio para rendir un último homenaje a quien está considerada la madre del movimiento feminista. Su desparición, víctima de una embolia pulmonar, fue acogida con emoción. Los principales representantes de los partidos conservadores contra los que Simone de Beauvoir luchó siempre, no asistieron al entierro pero hicieron llegar su respetuoso saludo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de abril de 1986.