Irene de Grecia

A través de la Fundación Mundo en Armonía intenta paliar el hambre

"El objetivo son las estrellas, pero hay que pisar la tierra". Con esta filosofía que dice universal pero que ha hecho propia la princesa Irene de Grecia, de 43 años, hermana menor de la reina Sofía, ha creado la Fundación Mundo en Armonía, cuya primera actividad pública será el concierto benéfico que la Joven Orquesta de la Comunidad Europea celebrará el 16 de abril en el teatro Real de Madrid. Los beneficios del concierto serán el punto de partida para ayudar a minusválidos españoles y enviar alimentos a la India.

Irene de Grecia es una mujer entusiasta y vital que, junto a un pequeño equipo de colaboradores, dedica todo su tiempo a poner en marcha la Fundación Mundo en Armonía, un proyecto que empezó a cuajar hace un año aunque la idea le rondaba en la cabeza desde mucho tiempo antes. Mitad en castellano, mitad en inglés, explica que la idea surgió al observar la cantidad de excedentes alimenticios que se producen en los países desarrollados y que, además de que su almacenamiento o destrucción es un problema para éstos, son totalmente necesarios para gentes de otros países; unos lejanos, como India o Etiopía, y otros tan próximos como algunas zonas de España o de su propio país, Grecia. "No quiero hacer críticas de por qué esto es así. Lo único que sabemos es que no hay mayores dificultades para que las empresas donen esos excedentes. Sólo hay que conseguir el medio de transportarlos hacia los países en que se necesitan. Con buena voluntad por parte de todos, creo que esto se puede conseguir".Los primeros contactos con distintas empresas han sido muy positivos para Irene de Grecia. "Todos están respondiendo muy bien. El empezar con el concierto de la Joven Orquesta es un gran estímulo para nosotros, y con él queremos celebrar también la entrada de España en la Comunidad Europea. Estoy realmente conmovida por el interés que la gente demuestra con el proyecto".

Irene de Grecia cuenta que siendo muy joven tuvo la oportunidad de ver mucha pobreza en su propio país, y posteriormente en la India, país que conoció en 1963, durante una visita oficial de la familia real griega, y del que ya no se ha desligado, hasta el punto de que su residencia se divide entre Londres, Madrid y Madrás. "Es imposible no conmoverse ante la pobreza que cada día muestra la televisión. Nadie puede permanecer indiferente. Además, de estos países que sufren se puede aprender mucho. Por ejemplo, en la India es extraordinario comprobar que la gente no tiene un sentido fatalista de la vida, sino que ha desarrollado extraordinariamente su paciencia y su tolerancia. Por todo esto creo que es fundamental que la ayuda no se establezca de forma paternalista, sino en plena igualdad".

La satisfacción de la princesa por la colaboración que recibe aumenta cuando el embajador alemán, Guido Brunner, entra en el despacho en el que se desarrolla la entrevista y asegura que ya se han vendido parte de las entradas para el concierto.

Brunner, que bromea con el dominio del castellano de Irene de Grecia diciendo que es un castellano gruyère, asegura que la hermana de la reina Sofía "es una princesa de verdad, preocupada por la humanidad en lugar de gastar su tiempo en desfiles de moda". Sin hacer comentarios, Irene de Grecia agradece con la mirada el cumplido de Brunner y vuelve a su despacho para proseguir con los preparativos del concierto, que será presidido por la reina Sofía y que servirá de presentación en España de la Joven Orquesta de la Comunidad Europea, que cuenta con tres españoles entre sus componentes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS