Los eanistas evitan la primera crisis grave para el nuevo Gobierno de Portugal

El debate, en segunda lectura, de los presupuestos del Estado portugues para el año en curso llevó el pasado jueves el enfrentamiento entre el Gobierno -minoritario-de Aníbal Cavaco Silva y los partidos parlamentarios de la oposíción hasta el límite de la ruptura, pero la crisis política acabó siendo evitada gracias al papel de mediador asumido por el grupo renovador o eanista.Mientras el Consejo de Ministros permanecía reunido en sesión permanente de emergencia y el pleno de la Asamblea de la República prolongaba sus debates hasta las cuatro de la madrugada del jueves, Lisboa ha vivido en los últimos días la más grave crisis política registrada desde las elecciones legislativas del pasado mes de octubre.

La iniciativa de los partidos socialista, comunista, Partido Renovador Democrático (PRD) y Movimiento Democrático Portugués -que configuran la oposición de izquierda al actual Gobierno socialdemócrata- de anunciar, en conferencia de prensa conjunta, una serie de alteraciones a la propuesta gubernamental en materia de gastos públicos provocó el miércoles una oleada de rumores acerca de la eventual dirnisión del Gabinete de Cavaco. El primer ministro, que fue recibido al final de la tarde de ese día porel presidente Soares, no disipó completamente el ambiente de crísis que, a la misma hora, se vivía en los pasillos del palacio de Sao Bento, sede del Parlamento.

Intensos contactos entre el Gobierno, los grupos de la oposición y el Partido Socialdemócrata -en el poder-, en los que el PRD desempeñó el papel fundamental, de mediador, permitieron la conclusión de un compromiso. Las propuestas de gastos suplementarios presentadas por la oposición acabaron por ser reducidas a casi la mitad, al verse obligados socialistas y comunistas a retirar las enmiendas que finalmente no contaron con el apoyo de los diputados eanistas.

La minicrisis permitió al PRD afirmar su papel de mediador natural entre socialistas y comunistas, por un lado, y socialdemócratas y democristianos, por otro, dejando claro ante todos ellos que, en adelante, tendrán que contar con los 45 diputados eanistas para cualquier iniciativa parlamentaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50