El Gobierno no ha ofrecido contrapartidas por la liberación de los secuestrados Leni Beirut, asegura Rafael Vera

El subsecretario del Ministerio de Interior, Rafael Vera, aseguró ayer en una conferencia de prensa, tras su llegada a Madrid, procedente de Beirut, que el Gobierno no había ofrecido ninguna contrapartida para conseguir el fin del secuestro del geo y dos funcionarios de la Embajada en Líbano. "No hay compromiso ninguno del Gobierno español. Tras un estudio del Ministerio de Justicia, el Gobierno decidirá la fórmula que más convenga, si es que decide tomar alguna fórmula", agregó Vera. El subscretario hizo el viaje acompañado por el agente liberado anteayer Además del director general de Asuntos Consulares, Rafael Pastor Ridruejo, en el Mystère que aterrizó en Barajas llegaron los otros cinco geo que fueron encargados de proteger la Embajada.

Más información
Una cuestión de confianza

"Cuando nos pidieron la ropa para lavarla y plancharla intuimos por primera vez que la liberación estaba cerca". Con estas palabras relató el geo liberado las últimas horas de sus 33 días de cautiverio en Beirut.La liberación de Pedro Antonio Sánchez y de los dos trabajadores de la Embajada española en Líbano se produjo un día después de que el subsecretario de Interior y el director general de Asuntos Consulares se entrevistaran con el ministro de Justicia de Líbano, Nabih Berri. El miercóles, en la sede de la milicia shií Amal, Nabih Berri esperaba a los representantes de la Administración española con los liberados.

La clave de la negociación ha sido, según Vera, el ministro libanés Berri. El subsecretario justificó la tardanza en alcanzar la solución diciendo: "Si hubiese podido solucionarlo mandando a sus pistoleros, a sus guardaespaldas o a sus milicianos lo habría hecho, pero hay muchos conflictos entre los distintos grupos de Amal Y este tipo de negociaciones no se hacen en 24 horas".

Las gestiones sirias

Por su parte, su homólogo en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Fernando Perpiñá, informó que paralelamente a las gestiones de Berri la embajada española en Siria había mediado en el conflicto. Aunque Fernando Perpiñá rechazó que los diplomáticos destacados en Siria hubieran ejercido una fuerte presión, sí reconoció que se aprovechó el parentesco ideológico y político" entre ese país y los secuestradores para negociar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De momento, la Administración asegura que no ha cedido a la condición inicial propuesta por los secuestradores, miembros del grupo Banderas Negras y familiares de los dos shiíes presos en Madrid que actualmente cumplen condena de 23 años en la prisión de Alcalá Meco por asesinato frustrado de un funcionario libio.

A este respecto, Berri solicitó una fórmula para atenuar la condena de los dos shiíes, que considera excesivamente larga. Vera se limitó a contestarle que todo está en manos de la justicia española según indicó.

El subsecretario de Interior explicó que se están estudiando los supuestos para la salida de los libaneses, y matizó que "puede darse el caso de que el Gobierno no tome ninguna medida".

Las posibilidades que apuntó fueron el indulto, la expulsión mediante la aplicación de la ley de Extranjería o bien un convenio por el que se concertara el cumplimiento de las penas en su país natal.

"Energía"

"De todas formas" añadió, "antes de tomar cualquier decisión hay que esperar que el Tribunal Supremo dicte sentencia sobre el recurso que han interpuesto los abogados de los reclusos".

Ante el conflicto, el subsecretario de Interior explicó que los tres ministerios implicados -Interior, Justicia y Asuntos Exteriores- decidieron mantener una posición firme y propusieron "la energía frente al chantaje y la extorsión".

Pedro Sánchez Anula explicó que su entrenamiento como geo le había servido psicológicamente y psiquícamente porque "una persona que se tira 33 días en una habitación si no tiene un equilibrio normal puede salir afectada". El geo que pasará unos días en Jaén, su provincia natal, explicó que en esas circunstancias "se puede tener miedo a morir en cualquier momento". Sobre la carta enviada a su familia, respondió que le habían dictado el texto íntegro.

Después de la experiencia, el policía, que piensa permanecer en el. Grupo Especial de Operaciones (GEO), afirmó: "Volvería al Líbano o a donde haga falta".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS