Altos cargos españoles negocian en Beirut la liberación de los tres secuestrados

El subsecretario del Ministerio español del Interior, Rafael Vera, y el director general de Asuntos Consulares del Ministerio de Asuntos Exteriores, Rafael Pastor Ridruejo, se entrevistaron ayer en la capital libanesa durante una hora con Nabih Berri, líder de la milicia shií Amal, que actúa de mediador entre las autoridades de Madrid y las familias que secuestraron a tres funcionarios de la Embajada de España. Al término del encuentro, el embajador español, Pedro Manuel de Arístegui y Petit, aseguró una vez más que existían "buenas e inmediatas perspectivas" para llegar a un acuerdo sobre la liberación de los tres rehenes. Fuentes de la OID en Madrid precisaron que las posibilidades de una inminente liberación no están garantizadas y que hoy se celebraría una nueva reunión, según manifestó su director, Inocencio Arias, a Radio EL PAÍS.Vera y Pastor, llegados ayer por la mañana a Líbano, fueron acompañados hasta el domicilio de Berri por el embajador de España, así como por Ahmed Azedin, médico shií, que, a petición del jefe de misión español, actúa de enlace con Amal.

Ambos funcionarios formularon nuevas propuestas para tratar de resolver el secuestro, el pasado 17 de enero en la autovía del aeropuerto de Beirut, de los españoles Pedro Antonio Sánchez y Asad Abdo, miembro del Grupo Especial Operativo (GEO) y canciller respectivamente, y del vicecanciller libanés Gaspar Abdo.

Las familias Rahal y Jalil, autoras del triple apresamiento, pretenden intercambiar a sus rehenes por sus hijos Mohamed y Mustafá, que cumplen en la cárcel madrileña de Alcalá-Meco una condena de 23 años por el asesinato frustrado de un funcionario libio en Madrid, en septiembre de 1984.

Aunque nada ha trascendido sobre las eventuales nuevas proposiciones aportadas por Vera y Pastor a su interlocutor shií y sobre la reacción de éste último, que es también ministro de Justicia en el Gobierno de Unión Nacional Libanés, Arístegui se mostró optimista. La duración de la estancia de ambos funcionarios, precisó, "depende de la buena marcha de la negociación y espero que sea breve".

Advertencia a Madrid

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La llegada de los dos emisarios de Madrid se produce cuando la negociación se encontraba en un punto muerto, y para presionar justamente a las autoridades españolas una desconocida Organización de las Banderas Negras, un nombre presumiblemente utilizado por la familias Rahal y Jalil, formuló el domingo por la noche una última advertencia al Gobierno de Madrid: si los dos reos no son excarcelados rápidamente, "golpearemos con gran dureza los intereses españoles", amenazaban los comunicantes.El estancamiento de la negociación ha acabado por decidir a los Ministerios de Exteriores e Interior a desplazar a Líbano a Vera y Pastor para evitar que el alargamiento del cautiverio de los funcionarios transforme el asunto en un caso de tan difícil y complicada solución como el de los rehenes franceses y norteamericanos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS