Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA Y LEÓN

Un guardia civil retirado, sospechoso de dar muerte al asesino de su hija

Un guardia civil retirado, Eloy Gómez Alonso, de 61 años, ha pasado a disposición judicial acusado de producir la muerte a Miguel Angel Marcos, de 32 años, que cayó víctima de nueve balazos el pasado viernes en una chopera próxima al río Tormes, en Salamanca. Eloy Gómez era el padre de Mercedes Gómez, novia de Miguel Ángel, a quien éste mató en 1973.

Han sido necesarios 13 años para que Salamanca volviera a recordar el que se llamó crimen de El Marín. Era marzo de 1973 cuando Miguel Ángel, que entonces tenía 19 años, mató a Mercedes, de 15, con quien salía habitualmente. Según cuentan los que entonces conocían al joven, era un muchacho normal. Sin embargo, el día en que comenzó esta larga historia disparó a Mercedes con una escopeta cuando se encontraban dentro de una caseta, en una finca próxima a Salamanca llamada El Marín, hasta donde habían llegado ambos andando.El juicio y los acontecimientos que rodearon el suceso parecen haber dado a Miguel Ángel la imagen de una persona desequilibrada. Al finalizar la sesión en que se le juzgó, en 1974, mostró su arrepentimiento en voz alta. Miguel Ángel dijo que le gustaría dar su vida para devolver la de Mercedes. Los asistentes a la vista reaccionaron violentamente y le increparon con dureza.

La familia de la joven pidió, a través de su acusador, pena de muerte. El Supremo la concedió en diciembre de 1974, pero le fue conmutada por una condena de 28 años, de los que cumplió 13. Ahora hacía ya varios meses que estaba en Salamanca. Nadie había vuelto a hablar de Miguel Ángel, hasta que el viernes pasado se halló su cuerpo con nueve impactos de bala.

La detención de Eloy Gómez se ha basado en la comprobación de que el ex guardia civil tenía en su poder una pistola Star con una bala en la recámara y cargadores y munición similar a los recogidos en la chopera.

Algunas personas no se han mostrado sorprendidas por la detención de Eloy Gómez, que ha vivido a lo largo de los años sin poder desviar la atención de la desgracia que cayó sobre su familia hace 13 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de febrero de 1986