Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente peruano, Alan García, implanta el estado de emergencia en Lima y El Callao

, El presidente peruano, Alan García, decretó el viernes el estado de emergencia en la capital, Lima, y en el puerto de El Callao para hacer frente a lo que denominó "un nuevo tipo de terrorismo de orientación ideológica reaccionaria y muy profesionalizado". Simultáneamente anunció que desde hoy, domingo, comenzará a regir un toque de queda nocturno, con una duración prevista, según fuentes gubernamentales, desde la medianoche hasta las seis de la mañana.

La suspensión de las garantías constitucionales fue anunciada en la noche del viernes por el mandatario peruano a través de un mensaje televisado. Inmediatamente después, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas hizo público un comunicado informando que el Ejército se había hecho cargo del control del orden público en las ciudades de Lima y Callao.La medida, que restringe las libertades de reunión y de tránsito y suspende la inviolabilidad del domicilio, apunta, según García, a la defensa de la democracia, la justicia y la libertad. "El Estado no puede permanecer impasible", dijo García. "Democracia es justicia, pero también es autoridad", agregó.

El estado de emergencia fue decidido después de una serie de explosiones de bombas simultáneas en las madrugadas de los días 20, 22 y 24 de enero y 3 de febrero. Las bombas afectaron a entidades bancarias, locales del partido gobernante, Apra, y restaurantes. Una de las bombas detonó a sólo 100 metros del Palacio de Gobierno.

Los expertos dijeron que la simultaneidad y precisión de los atentados indica que están operando fuerzas distintas de los grupos izquierdistas Sendero Luminoso, de tendencia maoísta, y Tupac Amaru. La posibilidad de implantar el estado de emergencia había sido adelantada por Alan García y había recibido el respaldo de los diversos grupos políticos, incluida la izquierda marxista.

Además de Lima y Callao, están bajo estado de emergencia desde principios de 1983 las regiones andinas de Ayacucho, Apurimac y Huancavelica, donde opera Sendero Luminoso.

Alan García, quien lleva seis meses en el poder y ha realizado una profunda reorganización de las Fuerzas Armadas y de la policía, dijo que los autores de los atentados "pretenden desestabilizar el sistema democrático" y pidió a toda la población ayuda para "combatir el terrorismo de derecha y de izquierda"

La reorganización de las fuerzas policiales, que ha finalizado en estos días, ha significado el retiro para 1.300 miembros de la institución, desde generales hasta personal subalterno.

El estado de emergencia, previsto por la Constitución peruana para casos de catástrofes o perturbación de la paz interior, tiene una duración de 60 días y su prórroga requiere de un nuevo decreto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de febrero de 1986