Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hormaechea será el candidato de la derecha a la presidencia del Gobierno cántabro en 1987

El alcalde de Santander, Juan Hormaechea se presentará como candidato a la presidencia del Gobierno de Cantabria en las próximas elecciones autonómicas, que se celebrarán en la primavera de 1987, según anunció a EL PAÍS en una entrevista con un redactor del periódico. Tras algunos comentarios privados en este sentido y continuas evasivas durante meses a pronunciarse en público al respecto, ésta es la primera vez que Hormaechea reconoce su aspiración a la presidencia de la comunidad autónoma y se presenta como candidato in péctore de la derecha lo que inicia de forma inevitable la carrera preelectoral.

El alcalde de la capital cántabra no desmintió que recientemente haya mantenido en Madrid una entrevista con el presidente nacional de AP, Manuel Fraga, para su designación por la Coalición Popular como candidato a la presidencia del Gobierno de Cantabria y se limitó a formular un no comment.

"Si hay unas circunstancias claras, un apoyo de los grupos políticos", declaró Juan Hormaechea, "yo estoy dispuesto, no a sacrificarme como suele decirse, sino a llevar adelante desde la diputación regional unas cuantas ilusiones. Porque una cosa muy importante en la presidencia es tener unos cuantos, no muchos, objetivos básicos y concretos". Hormaechea citó entre los suyos la construcción de una autopista entre Santander y Bilbao; la promoción, junto con Asturias y León, de una "reserva ecológica" de primera categoría en los Picos de Europa -"con reserva de caza, posibilidad de contemplación de animales, paseos..."-, y la "potenciación de una agricultura y ganadería de calidad, es decir, de los productos con mayor valor añadido". Según el alcalde de Santander, estas medidas, junto con otras destinadas a fortalecer el turismo y el sector denominado de servicios, "conllevarían el asentamiento de industrias de alta tecnología".

En relación con la vida cultural, afirmó que "Santander debería ser una ciudad especializada en centros universitarios para posgraduados" y que, "dada la tradición marinera, esos centros deberían tener relación con la ciencia marítima. Por ejemplo, pienso que sería muy bueno tener un centro de estudio de biología marina de nivel europeo".

Hormaechea subrayó que una visión fundamental, para él, en la presidencia de la Diputación Regional de Cantabria sería "enriquecer más Santander" y prestar gran atención a la capital, para lo que puso como ejemplo la ejecución de un plan de saneamiento en la bahía de la ciudad. "El futuro", sentenció, "no puede estar en consumir más o en el aumento de la renta per cápita, sino en que la naturaleza esté asequible cerca de donde uno vive, que se pueda salir en bote por una bahía donde hay peces para pescar... En resumen", dijo Hormaechea, que mostraba una piel bronceada tras casi un mes de viajar, de vacaciones, por Argelia, Níger, Mali y otros países africanos, "se trata de que socialmente se esté a gusto".

Interrogado sobre el coste económico de sus proyectos y si quienes viven en Cantabria podrán, o querrán, pagarlos, Hormaechea replicó que "todo esfuerzo que no sea eterno, sino por el plazo de unos años, se puede pagar". A su juicio, eso es lo que demuestra la construcción de "Nôtre Dame en un París de 200.000 habitantes. Es la catedral como sueño de la población", añadió. Y agregó como otro testimonio a su favor la identificación y realización "espiritual" que sentían los egipcios con sus construcciones faraónicas.

Sondeos favorables

Tras asegurar que desde 1979 -después de tres años de haber accedido a la alcaldía de la capital cántabra- la mayoría de los sondeos sobre popularidad le han sido "muy favorables", anunció que meses antes de las próximas elecciones autonómicas será llevada a cabo una encuesta cuyos resultados pesarán de forma notable en la designación del líder de la derecha.Acusado desde diversos frentes de alentar de forma subterránea el desgaste del actual consejo de gobierno, que preside el aliancista Ángel Díaz de Entresotos, negó tener "arte ni parte" en las frecuentes crisis de la Coalición Popular, y se remontó al historiador Cayo Salustio Crispo y su obra sobre la guerra de Yugurta para argüir que "la debilidad está en no aprovechar la fuerza que tenemos. Cuando hay un liderazgo se proyecta en todos los aspectos. Hoy nadie le puede producir una crisis a Reagan, Felipe González e incluso a Thatcher".

Su opinión sobre el Gobierno cántabro es que "no ha negociado bien las transferencias" de la Administración central y que "cuando se ofrece la impresión de desunión, de crisis constantes, es lógico que también los demás piensen en falta de eficacia, aunque se hagan cosas. UCD en los últimos años avanzaba el proceso democrático, pero había un desgobierno".

El alcalde de Santander, la capital más afectada por la devolución del recargo municipal sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), debido a que en 1984 y 1985 fue del 10%, considera que "legalmente el Estado no puede retener o detraer a los ayuntamientos (del Fondo de Compensación) el dinero recaudado por ese recargo, conforme a una ley nacional".

Juan Hormaechea pone como símil el caso de una persona a la que después de haberle tocado la lotería y cobrado el beneficio el Estado se lo reclamase por haber descubierto que faltaban unas bolas en el bombo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de enero de 1986

Más información

  • El alcalde de Santander espera contar con el apoyo de la coalición