Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libia califica de 'error histórico' la decisión española

ENVIADO ESPECIALEl régimen del coronel Muammar el Gaddafi calificó ayer de "error histórico" el establecimiento de relaciones entre España e Israel, en una nota difundida por la agencia oficial Jana, en la que se asegura que las autoridades de Madrid han antepuesto la firma de este acuerdo a las "privilegiadas relaciones existentes entre los pueblos árabe y español".

Jana anunció que Libia había solicitado a todos los niveles al Gobierno español mantenerse en su anterior posición de no reconocer a Israel, "que es la buena", y le había puesto en guardia asimismo ante "las repercusiones negativas que este reconocimiento va a tener en las relaciones históricas y civilizadas y sobre los intereses comunes existentes entre las dos naciones árabe y española".

Al margen de esta comunicación, probablemente la primera de una serie de ellas, el Gobierno libio no ha convocado aún al embajador de España en Trípoli, Carlos de Reparaz, a quien se supone se transmitirá en las próximas horas la postura de este país ante la decisión española de reconocer al Estado hebreo, que probablemente irá acompañada de algún tipo de medida contra Madrid.

Sin embargo, la irritación libia se notó a mediodía de ayer cuando el Secretariado Popular de Relaciones Exteriores (ministerio) acordó aplazar la visita que el lunes iba a realizar a Madrid el emisario libio Ashur Gargum, portador de un mensaje para el ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordoñez, relacionado con la posición de Libia ante el Mercado Común (mejorar y estrechar las relaciones), tras el boicoteo decretado por la Administración de Ronald Reagan contra el régimen de Muanímar el Gaddafi. Gargum y Fernández Ordófiez habían concertado una cita en Madrid para el lunes a mediodía.

La agencia Jana informó asimismo ayer, y así fue difundido en radio y televisión, del encuentro que hoy mantendrán Felipe González, y Simón Peres, calificándolo como una entrevista entre "un jefe de Gobierno europeo y un terrorista".

La Embajada de España en Trípoli abrió ayer normalmente sus puertas, aunque con una disminución de funcionarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de enero de 1986