Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta una masiva falsificación de carnés de árbitro para entrar gratis al fútbol

Tres personas han sido detenidas y puestas a disposición judicial acusadas de falsificar carnés oficiales de árbitro de fútbol, que vendían a particulares, quienes podían entrar gratis en los campos donde este deporte se convierte en espectáculo de masas. Al parecer, los detenidos habían falsificado decenas de estos documentos, por los que cobraban cantidades que oscilaban entre las 2.000 y las 5.000 pesetas. Algunos amigos de los presuntos falsificadores recibían estos títulos gratis.

La noticia, facilitada ayer por la Jefatura Superior de Policía de Madrid, supone la aparición de una nueva modalidad de estafa que puede denominarse del árbitro ful y de la que han sido víctimas las arcas de los clubes de fútbol. Aunque uno de los falsos documentos intervenidos por la policía lleva como supuesta fecha de emisión la de septiembre de 1984, no fue hasta esta temporada cuando los conserjes del Atlético de Madrid y del Real Madrid empezaron a extrañarse del exagerado número de personas que exhibían en las puertas carnés oficiales de árbitro.La extrañeza se convirtió en sospecha en el partido que hace un mes enfrentó al Madrid con el Borussia. El Colegio Castellano de Árbitros fue informado entonces del caso por los clubes, y su presidente se apresuró a formular denuncia en la comisaría madrileña de La Latina. El Colegio Castellano llegó a la conclusión, a la vista de los informes de los dos clubes, de que no podía haber tantos árbitros sin partido que dirigir en domingo, como para acudir en tal número al Bernabéu o al Manzanares. Inspectores del grupo de Policía Judicial de esa comisaría se hicieron cargo del caso.

Detenciones

La investigación no fue difícil. Los inspectores se apostaron en las puertas de pases de los campos del Bernabéu y el Manzanares en los dos últimos partidos. Allí controlaron las entradas y pronto descubrieron que muchos de los carnés de árbitro exhibidos por personas que intentaban acceder gratis eran falsos. Un total de 31 personas fueron trasladadas por este motivo a comisaría.Por medio de los detenidos se llegó hasta las personas que vendían esos documentos y que fueron detenidas a finales de la pasada semana. Los tres, de edades comprendidas entre los 21 y los 25 años, trabajaban en una imprenta de la calle de Goya. Allí es donde se materializaba la falsificación de los documentos, sin que el propietario de la empresa, según especifica la policía, tuviera conocimiento de que fuera del horario laboral sus máquinas se empleaban para esa actividad.

Al parecer, los carnés falsos se confeccionaban por encargo, puesto que llevaban el nombre y la foto verdaderas de sus usuarios. Las reproducciones eran casi perfectas, con los logotipos y sellos de la Federación Española de Fútbol y el Colegio Castellano de Árbitros, la bandera española, números de control, un sello de una empresa aseguradora y la sobreimpresión en la parte delantera de una letra a mayúscula.

Los falsificadores y sus clientes eran modestos, y los carnés entregados a los supuestos árbitros eran de segunda categoría regional. Pero el documento no olvidaba la apostilla que autorizaba a su poseedor a "la libre entrada en los campos de fútbol de clubes federados".

Sólo uno de los trabajadores de artes gráficas detenidos ha confesado su participación en la estafa. La policía ha recuperado cuarenta de estos documentos falsos, que ha remitido al juez, pero, según dice una nota policial "se presume la existencia de más carnés en circulación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1986

Más información

  • El exagerado número de colegiados que acudía a los encuentros alertó Madrid y al Atlético