_
_
_
_
_

Los miembros de Contadora piden un nuevo esfuerzo por la paz en Centroamérica

Los cancilleres del Grupo de Contadora (Colombia, México, Panamá y Venezuela) y los del Grupo de Apoyo (Argentina, Brasil, Perú y Uruguay) concluyeron ayer sus deliberaciones en la localidad venezolana de Carballeda exhortando a la firma del acta de paz y cooperación en Centroamérica.

Los cancilleres indicaron que el Acta de Paz de Contadora es "el único medio de contar con un entendimiento político general que permita la convivencia respetuosa, pacífica y productiva entre todos los países de la región". El canciller de Venezuela, Simón Alberto Consalvi, dijo que el documento firmado por los ocho cancilleres, además de ser entregado a los diferentes organismos internacionales, será puesto a disposición de los cinco países centroamericanos con los cuales se reunirán hoy, lunes, en Guatemala, en ocasión de la toma de posesión del nuevo presidente de ese país, Vinicio Cerezo.Al inaugurar la reunión, el presidente de Venezuela, Jaime Lusinchi, al igual que los cancilleres de los demás países, aseguró que el Grupo de Contadora no está muerto. "Contadora no ha muerto ni puede morir", dijo Lusinchi, "porque es algo más que un ideal de paz. Es una voluntad y una convicción. Es una necesidad que surge como un mandato del fondo mismo del conflicto".

La reunión de Contadora ha recibido el apoyo expreso de la Comunidad Europea: el embajador de Holanda en Caracas, como representante de la CEE, entregó el sábado a los cancilleres un mensaje de solidaridad de los doce. El mensaje de la CEE afirma que "la Comunidad Europea ve con satisfacción la celebración de una reunión entre los Grupos de Contadora y de Apoyo para dar un nuevo impulso al proceso de consultas".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_