El conde de Barcelona abandona la clínica de Pamplona donde se le operó una cuerda vocal

El Conde de Barcelona, don Juan de Borbón, padre del Rey Juan Carlos, abandonó ayer la clínica Universitaria de Pamplona donde ha permanecido internado desde el pasado 6 de diciembre, día en que fue sometido a una intervención quirúrgica para efectuar la decorticación (resección de la parte cortical) de la cuerda vocal izquierda. Don Juan de Borbón deberá permanecer en reposo vocal durante los próximos diez días y posteriormente continuará sometiéndose a revisiones.

Al Conde de Barcelona se le practicó, por el equipo médico del departamento de otorrinolaringología de la Clínica Universitaria de Pamplona, una laringoscopia directa, bajo anestesia general, para valoración del estado de la lesión inflamatoria crónica de la cuerda vocal izquierda, que le fue diagnosticada en el mes de mayo. El resultado de esta exploración hizo aconsejable la realización de la decorticación por vía externa de dicha cuerda vocal.

Durante el mes que ha permanecido internado en la clínica, don Juan recibió la visita, entre otras personas, de su esposa, la Condesa de Barcelona -quien estuvo con él desde el día 23 al 26 de diciembre- y de sus hijas Pilar y Margarita. El Conde de Barcelona abandonó la clínica hacia las 15.00 horas de ayer y antes de su marcha saludó al personal médico y enfermeras que le han atendido durante su estancia en el centro. Un grupo de pacientes y personas que se encontraban en la clínica despidieron al Conde de Barcelona con aplausos cuando éste abandonó el centro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS