Giuseppe Toniolo,

superintendente del centro histórico de Pisa, ha anunciado que la torre inclinada de esa ciudad italiana goza de buena salud. El célebre monumento, que se empezó a construir el año 1173 y se concluyó a mediados del siglo XIV, ha frenado su inclinación con respecto a la media anual que se había registrado durante los últimos 50 años. Para establecer una terapia que garantice la longevidad de la torre se ha instalado en su parte más alta un mecanismo que proporcionará los datos necesarios dentro de tres meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de enero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50