Los familiares del directivo del Athlétic desaparecido siguen sin establecer contacto con los secuestradores

La familia del industrial vizcaíno y directivo del Athlétic Juan Pedro Guzmán Uribe -secuestrado en la tarde del pasado día 30- permanece a la espera de poder establecer algún contacto con los responsables de su desaparición. Los allegados al secuestrado no daban credibilidad a las reivindicaciones que algunos comunicantes anónimos realizaron, en nombre de ETA Militar, a través de diversas llamadas telefónicas a los medios radiofónicos de Bilbao. Por su parte, la mayoría de los partidos políticos, entidades culturales, económicas, sociales y deportivas condenó el secuestro, mientras que la familia de Juan Pedro Guzmán no salía de su asombro, dado que el secuestrado nunca había recibido amenazas de ETA ni había pagado el impuesto revolucionario.

Más información

Los directivos del Athlétic de Bilbao, que han asumido la representatividad de la familia del secuestrado, insistían ayer en que este hecho ha supuesto un duro golpe al club. Ninguna de las tres llamadas telefónicas que se recibieron, en la tarde del día 31, en algunas emisoras locales, merecieron la credibilidad de la familia, que permanecía ayer concentrada en el domicilio del secuestrado, ubicado en Las Arenas (Vizcaya).Desde que Juan Pedro Guzmán fuera secuestrado por tres desconocidos, en la tarde del pasado día 30, los allegados al industrial esperan con angustia cualquier noticia de los responsables de su desaparición. Aunque todos los indicios apuntan a que ETA Militar haya sido la organización responsable de la desaparición de Juan Pedro Guzmán, su familia espera contar con alguna señal que les garantice la autoría concreta por parte de cualquier organización.

Esperando la reivindicación

El portavoz del Athlétic y de la familia, José María Arrate, ha señalado en este sentido: "Desgraciadamente, no tenemos ningún contacto con la parte que ha hecho desaparecer a Juan Pedro. Todavía la familia no ha recibido reivindicación oficial alguna. Estamos a la espera. Sabemos que podemos estar a la espera largo tiempo y la familia está preparada para resistir en este compás de espera, que no es nada agradable".Los representantes de la directiva del Athlétic Club de Bilbao, así como técnicos y jugadores, han manifestado su preocupación por la situación de Juan Pedro Guzmán. El propio presidente del club de fútbol, el nacionalista Pedro Aurteneche comparecía ante los medios informativos, unas horas antes de que finalizara el año, en la sede del Athlétic, para manifestar su indignación ante el secuestro. "Se ha atacado a lo que supone el Athlétic y su entorno deportivo en la vida de Vizcaya, intentando ser un lugar de encuentro y concordia. La intolerancia y el dogmatismo de unos pocos ha irrumpido en un nuevo ámbito de convivencia. Antes de ahora, el trabajo, la calle, el hogar; ahora, el espacio festivo del deporte", afirmó Aurteneche.

El hecho de que el club de fútbol haya asumido toda la representatividad de la familia del secuestrado para mantener las relaciones con la Prensa, pone de manifiesto la preocupación que se vive, en ese ambiente, desde la tarde del pasado día 30. No sólo el portavoz de la familia es a su vez el portavoz del Athlétic, sino que su presidente, Aurteneche, fue el encargado de leer el primer comunicado de protesta y, además, el primer equipo del Athlétic nombra, quizá como refuerzo, a su propio representante, el delantero Dani. Este comparecía ayer, en el segundo encuentro con los medios informativos, para pedir públicamente, en nombre del primer equipo del club, la "inmediata liberación de Juan Pedro Guzmán".

Poco después de que el lendakari José Antonio Ardanza hubiera expresado su condena al terrorismo, en su mensaje navideño ("estamos hartos de la violencia y de los violentos", dijo), se producía el secuestro del directivo del Athlétic, que ha conmocionado a la mayoría del pueblo vasco. Todos los portavoces políticos del Parlamento, a excepción de Herri Batasuna, así como los representantes del mundo empresarial y el clero vasco, han coincidido en manifestar su indignación ante un hecho en el que los autores, en opinión de la mayoría de los consultados, persiguen, sobre todo, publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de enero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50