Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ava Gardner y Omar Shariff ruedan en Andalucía la serie 'Los Dardanelos'

Ava Gardner y Omar Shariff han rodado estos días en la localidad cordobesa de Almodóvar del Río una serie de televisión para la cadena norteamericana ABC, con sugerencias exóticas y esquema de cuento de hadas oriental. La película, que se venderá con el título de Los Dardanelos, ha traído a esta población de 7.000 habitantes, enclavada en el valle del Guadalquivir, ciertos aires de euforia. El pueblo está de película.

Todo el campamento imaginario construido a las faldas del pueblo y en su propia cumbre, el castillo, con playa artificial incluida, han creado estos días un espectáculo mucho más cautivador para los vecinos que la propia presencia del actor egipcio o la mítica actriz norteamericana. El comportamiento huidizo y casi inaccesible de Ava Gardner ha servido de contrapunto a la afabilidad de Omar Shariff y del propio director de la película, el norteamericano Bill Halle, autor de obras como Muerte en Texas o Titanic. En el reparto se hallan, además, Sarah Miles (La hija de Ryan), Art Malik La joya de larorona), Cherie Lunghi y la española Silvia Marsó.Sevilla, Guadix, Túnez y el Reino Unido serán los próximos lugares de este rodaje, que debe finalizar el próximo mes de enero.

Ava Gardner ha permanecido seis días en Córdoba, hospedada en el parador nacional de La Arruzafa, recordando, según ella, los sabores de este país archivados en su memoria. Ava recuperaba en el rodaje aquel esplendor de su ayer. Pero, después del '¡corten!', esa belleza se evaporaba en el nuevo rostro de una mujer que mira a su entorno desde una distancia infinita y añeja.

Un permanente revuelo ambiental rodeó los primeros siete días de rodaje en el castillo y en la ribera izquierda del río, convertida en el estrecho de los Dardanelos, que separa la Turquía europea de la asiática, la civilización occidental del exotismo oriental. Esta simbología alimenta el propio guión de la serie, adornado con e 1 marco de fuerte conflictividad que siempre ha rodeado el roce entre ambos mundos, y en este caso, la propia revolución de los jóvenes turcos contra el sultán Abdul Admid.

La productora inglesa Highgate Pictures Inc. invertirá más de siete millones de dólares (casi 1.400 millones de pesetas) para contarles. a los telespectadores estadounidenses en cuatro capítulos de 100 minutos aproximadamente, y en ocho de 50 a los europeos, una historia de amor y guerra en la Turquía de principios de siglo.

Una joven norteamericana, Nancy Travis, en vísperas de su boda con un diplomático inglés, decide hacer un viaje turístico a Oriente, donde cae en las redes de un sultán, Omar Shariff, y de una lucha revolucionaria contra él; dos garras que llevan paralelamente dos amores con final feliz para el .que representa la juventud y la libertad.

Ava Gardner, casi en una plástica metáfora de su propia realidad, es la mujer preferida del sultán, que se ve desplazada por el irrefutable atractivo de la nueva experiencia que significa Nancy Travis.

Alivio del paro

Con todo, la historia, en Almodóvar, es lo de menos. Lo trascendente ha sido el cambio coyuntural que durante ocho días esa historia ha supuesto para la plaga de paro y aburrimiento que el pueblo, como cualquier otro rincón andaluz, sufre.Unas 200 personas, jóvenes y mayores, han entrado a formar parte del cuadro de extras y figuración de la película por una remuneración, que oscila entre las 4.000 y las 10.000 pesetas. Con ellas y el empuje al comercio local, varios millones aliviarán en Almodóvar la temporada del algodón.

Los 120 profesionales del cine desplazados por la productora y toda la aparatosidad material del rodaje han supuesto un espectáculo al aire libre para los más viejos del lugar. Almodóvar es un pueblo derramado sobre la falda y sombra de su castillo, propiedad del marqués de la Motilla, y en el que funciona un colegio del Opus. Hoy su inmejorable estado de conservación -data del 749- y su dominante situación lo han convertido en símbolo del pueblo y fortaleza imaginaria turca. La margen izquierda del Guadalquivir se ha hecho en la ficción vecina del Bósforo para acoger una historia de amor semejante a las muchas que tendrá enterradas entre sus piedras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de noviembre de 1985