Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GALLEGAS

Coalicion Popular, al borde de la mayoría absoluta en las elecciones gallegas, según un sondeo de EL PAÍS

Coalición Popular se encuentra muy cerca de obtener la mayoría absoluta en las elecciones al Parlamento gallego, según se desprende de un sondeo elaborado por EL PAIS. A una semana de] comienzo de la campaña electoral, los gallegos concedían a la Coalición entre 32 y 36 diputados de la cámara autonómica, que cuenta con 71 escaños. Los socialistas obtendrían entre 23 y 27 escaños, configurándose así como la segunda fuerza política en Galicia. Sólo un 22% califica de buena la gestión de la Xunta.

La Coalición Popular, presidida por Manuel Fraga y que presenta a la reelección al actual presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, cuenta, un m es antes de la consulta, con el voto de casi el 40% de los gallegos, sumando al voto decidido la tendencia favorable a la Coalición. En cada una de las cuatro provincias, la Coalición se perfila como la fuerza ganadora, quedando en segundo lugar, en todos los casos, el Partido Socialista Gallego (PSG-PSOE).Los socialistas gallegos reciben -también un considerable apoyo popular, situándose en conjunto como el segundo partido de Galicia, muy por encima de los grupos políticos de marcado carácter nacionalista. Los socialistas de Fernando González Laxe cuentan con el apoyo del 31,9% de los gallegos, lo que supondría entre 23 y 27 escaños.

Según los resultados del sondeo, la Coalición Galega (CG) de Pablo González Mariñas queda situada en tercer lugar, con un 7,3% de los votos y entre cuatro y cinco escaños. La otra opción centrista presente en los comicios, el Centro Democrático y Social (CDS) consigue el mismo porcentaje de votos que CG y entre tres y cuatro escaños.

No parece, por tanto, que las actuales tendencias de centro en Galicia recuperen el electorado de UCD, que obtuvo 24 diputados en las elecciones autonómicas de octubre de 1981. Sin embargo, tanto la Coalición Galega como el CDS elevan en el conjunto del electorado gallego sus cotas de aceptación.

De todos modos, tanto estos dos partidos como el Bloque Nacionalista Galego (BNG) y Esquerda Galega tienen bastante difícil la consecución de los escaños que nuestro sondeo les atribuye en base a sus esperados porcentajes de votantes, pues como finalmente su número absoluto es escaso, la aplicación de la ley D'Hondt, que favorece estadísticamente a los partidos mayoritarios, podría hacerles perder esas expectativas y quedarse sin ningún escaño en algunas provincias.

El BNG, con un 6% de votos, mantiene sus tres escaños en el parlamento y Esquerda Galega pasa de uno a dos diputados. Por su parte, los comunistas del PGC PCE, sólo logran un 2% de los votos, con lo que quedarían fuera de la Cámara, perdiendo el escaño que ahora poseen.

Abstención

Respecto al tradicional abstencionismo de los votantes gallegos, el 64,7% de ellos tiene decidido, según el sondeo, votar en los comicios. Un 7,4% se abstendrá y un 27,9% se- muestra indeciso. El porcentaje de participación más alto se registra en Orense (63,2%) y el más elevado porcentaje de abstención en Lugo (9%).El primer Parlamento autónomo de Galicia fue elegido solamente por el 48% de todos los electores censados en la autonomía, y aunque en las elecciones legislativas del 28 de octubre de 1982 se incrementó considerablemente el número de votantes, las locales de mayo de 1983 volvieron a arrojar un alto número de abstencionistas.

El conjunto de los entrevistados en este sondeo tiene opciones contrapuestas a la hora de decidir qué partidos políticos son merecedores de su confianza. Una cuarta parte de ellos (25%) cita a la Coalición Popular; otro 25%, a los socialistas, y un 20% afirma con rotundidad que ninguno de los partidos del arco parlamentario de Galicia ha logrado aún ganar su confianza.

Esta falta de credibilidad en los partidos políticos es más insistente en las mujeres gallegas (el 23% de las entrevistadas dice que no confía en ninguno), entre las personas que viven en el medio rural (23%), entre los mayores de 54 años (22%), en los niveles sociales menos favorecidos (24%) y entre aquellos que explícitamente no se adscriben a ninguna tendencia política (el 37% de los que se definen como apolíticos).

Pero también entre los antiguos electores en las autonómicas de 1981 se produce esta opinión desfavorable a los partidos políticos: un 13%. de los que apoyaron con su voto a los socialistas en aquella convocatoria y un 16% de quienes lo hicieron a los conservadores afirman hoy que no confían en ninguna formación.

La gestión de la Xunta

El balance de la gestión de la Xunta en estos cuatro años de gobierno, según la opinión de los gallegos recogida en este sondeo, no puede considerarse satisfactorio. La mayoría (41%) afirma que ha sido regular, y son principalmente los entrevistados en la provincia de Lugo los que en mayor medida comparten esta opinión (55%).Un número similar de personal considera buena (22%) y mala (20%) su gestión, y sólo el 7% de los gallegos consultados afirma que la Xunta no ha hecho nada en sus cuatro años de gobierno.

Esta crítica tan negativa la comparten en mayor grado los jóvenes (9%), los universitarios (9%), los hombres (91%,), las personas que desarrollan alguna actividad (9%) y todos aquellos que se consideran afines con tendencias políticas izquierdistas (11 %) o que han votado en las autonómicas dé 1981 a partidos estrictamente nacionalistas (22% de los electores del BNG y 14%. del electorado de Esquerda Galega).

Mientras que entre los que valoran más positivamente la gestión de la Xunta están sus propios electores (el 42% de ellos dice que lo ha hecho bien), son los votantes del PSOE los que más intensamente la critican (31% de ellos afirma que la gestión de la Xunta ha sido mala).

Un gran número de gallegos (38%) afirma vivir hoy exactamente igual que hace cuatro años, antes de la formación de la Xunta, en octubre de 1981. Esta opinión es mayoritariamente compartida por los entrevistados en las provincias de La Coruña (38%), Lugo (45%) y Pontevedra (35%), pero no por los orensanos. El 40% de éstos afirma que hoy vive mejor, al igual que el 33% de la población consultada.

Los gallegos que residen en núcleos urbanos (37%), los menores de 34 años (38%) y los mayores de 54 años (36%) y la clase media (37%) comparten en mayor medida esta sensación de bienestar personal.

Los que aseguran que nada ha cambiado en su situación personal en los últimos años son, en su mayoría, vecinos del medio rural (41%), personas mayores (41%), de estudios universitarios (42%), católicos no practicantes (42%) y se definen como apolíticos (42%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de noviembre de 1985

Más información

  • Los socialistas obtendrían entre 23 y 27 escaños